');
Buscar
miércoles, 24 de abril de 2024 17:18h.

Los vecinos que limpian en Ten-Bel y Costa del Silencio merecen ser homenajeados por el Ayuntamiento de Arona

Cumpliendo con el deseo de compartir un artículo por parte de algunos empresarios y vecinos del Sur de Tenerife, exactamente de Las Galletas y de la zona de Costa del Silencio, piden al Ayuntamiento de Arona que les haga un homenaje a las personas que voluntariamente están limpiando sin prisas y sin pausa toda la costa, por si a los Jefes de la Empresa de Limpieza les da vergüenza.

Collage Ten-Bel Limpieza
Vecinos de Costa del Silencio limpian voluntariamente las calles de Ten-Bel .

Un gran equipo de voluntarios cada día están dedicando muchas horas de sus vidas a limpiar y somos testigos de ver cómo han logrado dejar la zona de Costa del Silencio y Ten-Bel superlimpio, pero dichos vecinos quieren recalcar que no culpan al Ayuntamiento de Arona y menos aún a la nueva corporación que todavía no llevan un año en el poder y todavía están desenterrando cosillas, pero muchos empresarios han demostrado que están apoyando esta gran iniciativa con mucho esfuerzo y les invitan a comer porque tampoco pueden hacer más.

Restaurantes como La Marina de Las Galletas, cuyo gerente es el amigo de muchos, David y su equipo, les están esperando cuando quieran para prepararles e invitarles a una gran paella y unos tanganazos de vino o cerveza, porque lo merecen más que nadie. Al igual que hizo el Bar El Rinconcito o El Club Fabiola que los hartó a pizzas.

Según confiesan algunos vecinos a la empresa de limpieza debería darles vergüenza de no cumplir con el trabajo porque los vecinos pagan religiosamente todos los meses y gracias a los voluntarios poco a poco vamos sintiendo menos vergüenza porque el ambiente en Ten-Bel o El Fraile es de total abandono totalmente tercermundista. Pero algo anecdótico es que los amigos voluntarios de Costa del Silencio han cogido carrerilla y están limpiando incluso la costa de Las Galletas por la zona, desde la playa de Los Enojados o Las Burras hasta el Faro de Punta Rasca.

Algunos concejales del Ayuntamiento de Arona confiesan que la empresa de limpieza es privada y que habrá sorpresas, pero no quisieron decir nada más y aquí lo dejo para seguir reflexionando sobre la actitud de los energúmenos, incívicos, una plaga muy dañina para la sociedad. ¡Lo dicho!, que el Ayuntamiento de Arona les haga un reconocimiento a los voluntarios. Perdone las molestias y gracias por la atención prestada.