Buscar
20:58h. viernes, 23 de julio de 2021

El Cabildo mejora el entorno de la carretera general del Sur entre Tíncer y El Chorrillo

El Cabildo de Tenerife continúa el mantenimiento y mejora paisajística de los entornos aledaños a las carreteras insulares. En esta ocasión, y tras cuatro meses de intervención, se ha llevado a cabo el acondicionamiento de la carretera general del Sur, la TF-28, en la travesía de El Rosarito-Tíncer hasta el Chorrillo, en el municipio de Santa Cruz de Tenerife, con la mejora de las medianas, rotondas e isletas, unos trabajos que contaron con un presupuesto de 62.000 euros.

TF-28 BcoGrande (1)_Fotor
El vicepresidente primero y consejero de Carreteras, Enrique Arriaga, detalla que la zona se encontraba muy degradada y se ha realizado una intervención integral para mejorar el entorno paisajístico

El vicepresidente primero y consejero de Carreteras, Enrique Arriaga, indica que “la zona se encontraba muy degrada, con especies invasoras, falta de mantenimiento y con acumulación de residuos”. Además, recuerda que “se trata de una zona de alta exposición visual, muy transitada tanto por conductores como por peatones”.  

Las tareas que se han llevado a cabo en los parterres han consistido en la eliminación de flora exótica invasora,  como es el caso del rabo de gato y la poda de arbustos de la mediana, a efectos de garantizar la visibilidad, la retirada de los elementos vegetales muertos y a la reposición, así como la limpieza de los sustratos inertes y la mejora de la red de riego.

TF-28 BcoGrande (2)_Fotor

El director insular de Carreteras, Tomás Félix García, señala que “en todas las actuaciones que acomete el Cabildo se concilian los criterios de la seguridad vial con los paisajísticos y los ambientales”. 

En las rotondas se procedió a un modelo de ajardinado con vegetación adaptada a los medios secos debido a las condiciones agrestes y climáticas del lugar. La mejora realizada conjugó los elementos vegetales, a diferentes alturas y volúmenes, con palmeras canarias, dragos, cardones, o tabaibas,  con la colocación de piedras de manera ornamental en las superficies de mayor pendiente. Se finalizó la operación con el aporte de sustratos, que favorece la retención de humedad del suelo y minimiza la salida de las malas hierbas, coadyuvando a las tareas de mantenimiento posterior.