Buscar
lunes, 20 de mayo de 2024 00:34h.

Casi 3.000 mayores esperan en Tenerife por una residencia, a pesar de haber centros terminados y cerrados y plazas libres sin ser utilizadas

El Cabildo de Tenerife no tiene previsto poner en marcha ni una sola plaza residencial para mayores -en general, para personas con dependencia- en la Isla durante este año, según el convenio de dependencia firmado por el nuevo grupo de Gobierno. 

Residencia de La Victoria 3(1)
La situación de la residencia de La Victoria es un ejemplo de la gestión del Cabildo en materia de dependencia y, en concreto, de mayores. Terminada en 2023, está cerrada.

Todo ello a pesar de que hay centros, y por tanto plazas, terminadas y cerradas. Esto se debe a que no han sido incluidas por esta corporación y el Ejecutivo en ese convenio, que fue firmado en diciembre de 2023. También hay plazas que han ido quedando libres, pero que no están siendo ocupadas por nuevos usuarios.

Esa es, por ejemplo, la situación de la residencia terminada el año pasado en La Victoria y que, con 18 plazas residenciales y 1,4 millones de euros de inversión -en la etapa de la presidencia de Pedro Martín-, está cerrada. Todo a pesar de la promesa de la actual mandataria, Rosa Dávila (Coalición Canaria) de crear durante su mandato 2.800 plazas con un coste de 120 millones de euros. El año 2024, sin embargo, y debido a la gestión del nuevo convenio, será un año perdido, según ha explicado la consejera del PSOE de Tenerife Marián Franquet.

No obstante, esto no significa que no haya en la Isla demanda de plazas residenciales para personas mayores, sino todo lo contrario. Según los datos oficiales, la necesidad, según datos de población, asciende a casi 8.000 plazas, mientras que los mayores oficialmente en lista de espera son 2.702. A estos hay que sumar buena parte de las más de 300 personas que, estando dadas de alta, ocupan una cama en los cuatro hospitales públicos a la espera de una plaza residencial. También hay plazas que han ido quedando libres y que no se han vuelto a cubrir. A pesar de ello, no está previsto ningún crecimiento este año.

“Todos los datos en materia de dependencia en Tenerife y en Canarias han ido a peor con el pacto entre Coalición Canaria y el Partido Popular, desde la lista de espera para el reconocimiento de la dependencia”, ha explicado Marián Franquet, quien ha subrayado que “hay personas en lista de espera por plazas en residencias mientras hay residencias cerradas y plazas en centros que están sin cubrir porque el propio IASS no tiene control sobre su gestión, debido a que el sistema está bloqueado”.

“Además, esta situación está perjudicando de manera muy grave a las listas de espera quirúrgica de Tenerife, que es la mayor de Canarias, a las urgencias, ya que, al haber tantas camas ocupadas, no se pueden utilizar para fines sanitarios”, ha incidido.

Durante el pasado mandato, y en lo que se refiere a plazas en centros sociosanitarios, se pasó de las 2.638 que había en 2019 a 3.074 a finales de 2022, lo que supone 436 más. Un crecimiento del 16,5%. De estas, las de mayores pasaron de 1.960 a 2.186. Es decir, un aumento de 226 plazas (11,5%).

La consejera socialista ha explicado que el Cabildo no solo no ha conveniado plazas como las de La Victoria sino que, además, en 2023 podía haber utilizado un millón de euros que había en el presupuesto del IASS (organismo encargado de la gestión de estos centros, dependiente del Cabildo) para un plan de choque y que no se ejecutó por parte del nuevo grupo de gobierno de CC y PP.