Buscar
14:30h. lunes, 27 de septiembre de 2021

Comienza la campaña para proteger los primeros vuelos de las pardelas

El Cabildo de Tenerife, a través de la consejería Insular de Gestión del Medio Natural y Seguridad que dirige Isabel García Hernández ha puesto en marcha la campaña 2019 de protección y ayuda a la pardela cenicienta, que en los meses de octubre y noviembre emprenden su primer vuelo hacia el mar.

191024 pardela 2_Fotor
Este año, además, se revisarán los puntos negros en los que se han recogido un mayor número de pollos caídos

Se trata de un ave frecuente en todos los litorales del archipiélago, goza de buena salud, sus poblaciones son amplias y su adaptación mejora, sin embargo sufre un problema grave relacionado con su hábitat y la urbanización sistémica del litoral que hace que cuando emprenden su primer vuelo, siempre en horas de oscuridad y guiadas por la luz de la luna, confundan la iluminación de calles, edificios y empresas y choquen por accidente, cayendo al suelo desde donde no pueden volver a emprender el vuelo.

“La campaña del año 2018 finalizó con más de 2.800 pollos rescatados en la isla de Tenerife, en tan sólo 20 días de duración, lo que da una idea de la inmensa labor de rescate que hay que poner en marcha”, indicó la consejera Isabel García, quien añadió que “la organización de esta campaña corre a cargo del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre del Cabildo de Tenerife, y se realiza de manera coordinada con distintas administraciones municipales, a través de la policía local, así como a la Oficina Insular del Voluntariado, dependiente de IDECO, y a otras asociaciones y voluntariado. La imprescindible colaboración del teléfono de emergencias 112 (Dirección General de Seguridad del Gobierno de Canarias) y del Centro de Llamadas del Cabildo Insular (Call Centre) cierra un sistema de gestión  y coordinación que ya lleva años funcionando”. 

Hay que añadir que este año se inicia, además, una evaluación de los puntos “negros”, es decir zonas, edificios, jardines y otras infraestructuras donde estén cayendo los animales deslumbrados y poner en marcha en futuras ediciones sistemas de mayor control y de evaluación de las infraestructuras causantes y de las medidas a adoptar.

Todos los años, por los meses de octubre y noviembre cientos de pollos de pardela cenicienta (Calonectris diomedea) emprenden su primer vuelo al mar donde permanecerán alrededor de cuatro años antes de regresar a tierra firme para su primera anidación. Ésta es una especie protegida por el Catálogo Español de Especies Amenazadas (RD 139/2011), con la calificación de vulnerable y su área de distribución se encuentra en el atlántico norte y sur.

Con este sistema los esfuerzos se van a centrar en los próximos días en coordinar los rescates, localizar los ejemplares, recogerlos, evaluar su estado de salud y liberarlos para que los ejemplares lleguen a su destino final.
Al mismo tiempo se insistirá, en las zonas donde hay mayor número de rescates, en las medidas que la ciudadanía pueda adoptar para minorar los accidentes y permitir así menos intervención de los “rescatadores”, como disminuyendo o apagando las luces potentes en los exteriores de las viviendas, edificios y empresas, así como avisando al 112 para alertar de los pollos que se encuentren en el suelo.

En este sentido, se recomienda tomar las debidas precauciones antes de intentar coger un ejemplar caído, habida cuenta del poderoso pico que tienen y del daño que pueden ocasionar. Para ello el uso de guantes o el empleo de una toalla es imprescindible. Colocarlo en una caja ventilada, en un lugar fresco, y llevarlo hasta una policía local o llamar directamente al 112 para que el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre vaya a buscarlo.

Es importante destacar en ésta y todas las campañas anteriores la coordinación y el apoyo de las policías locales de todos los municipios, sobre todo de los del suroeste de la isla, del voluntariado, Cruz Roja, y servicios de emergencia, para que la campaña de pardela se haga de una manera eficaz y con el menor número de bajas posibles.