Buscar
01:28h. jueves, 05 de agosto de 2021

Martín destaca que el Cabildo es el primero en dar ayudas a pymes y autónomos

El Pleno del Cabildo de Tenerife ha aprobado hoy, por unanimidad, la modificación de la Ordenanza General de Subvenciones de la corporación insular que permitirá que pymes y autónomos con deudas tributarias y con la Seguridad Social puedan recibir subvenciones y ayudas, ante la situación excepcional actual.

Pedro Martín _cabtf_pleno_extraordinario_21_Fotor
El Pleno de la corporación insular ha aprobado por unanimidad, en una sesión extraordinaria celebrada hoy, la modificación de la Ordenanza General de Subvenciones del Cabildo

El presidente insular, Pedro Martín,  incide en la utilidad de la iniciativa, que “aliviará la situación tributaria de profesionales y empresas tinerfeñas afectadas por las consecuencias de la pandemia, y les permitirá concurrir a subvenciones de otras administraciones”.

“El Cabildo de Tenerife es la primera administración en Canarias que ha podido buscar una alternativa legal para dar ayudas a personas que hasta ahora no podían recibirlas por no estar al corriente de sus deudas tributarias. Es un paso importante para familias, pequeñas empresas y personas que requieren de ayudas sociales o becas de estudios que ahora podrán acceder a ellas”, dijo Martín. 

La iniciativa incluye a las personas beneficiarias de ayudas sociales para cubrir necesidades básicas y promover la inclusión social, los estudiantes beneficiarios de ayudas y becas destinadas a la formación y las personas con discapacidad, con el fin de promover la generación de oportunidades y  la empleabilidad. En cuanto a las pymes y autónomos, la medida  consiste en una modificación puntual de la Ordenanza General de Subvenciones y ya se incluirá en las bases de la próxima convocatoria pública de ayudas que prepara el Cabildo. 

En este caso se exceptúa de estar al corriente del pago de deudas tributarias y con la Seguridad Social en aquellas ayudas cuya concesión  venga justificada para reparar los daños derivados de catástrofes naturales, recesión económica, situación de emergencia extraordinaria, situaciones derivadas  de la declaración del estado de alarma, excepción o sitio o de cualquier otra eventualidad extraordinaria que así se precise y se justifique en la las bases específicas de las correspondientes convocatorias.