');
Buscar
martes, 16 de abril de 2024 17:57h.

Más de cuarenta representantes de 22 ciudades analizan en Tenerife las políticas de interculturalidad

Más de cuarenta representantes de 22 ciudades del territorio español, pertenecientes a la Red de Ciudades Interculturales, analizan en Tenerife las políticas de gestión de la diversidad basadas en la interculturalidad, en el encuentro anual de la XXV jornada de trabajo de esta red impulsada por el consejo de Europa.

 

20230306_Nauzet Gugliotta_Ermitas Moreira_Jornadas RECI (9)(1)
El Cabildo insular es la sede para la celebración de la XXV jornada de trabajo de esta red impulsada por el Consejo de Europa

El Salón Noble del Cabildo Insular es la sede elegida para desarrollar estas jornadas de trabajo los días 6 y 7 de marzo. El consejero delegado de Acción Social y Participación del Cabildo de Tenerife, Nauzet Gugliotta, señaló en la inauguración de las jornadas que “la Red de Ciudades Interculturales es un proyecto de éxito y Tenerife está honrada de pertenecer a ella”, y añadió que “del, aproximadamente, un millón de habitantes que viven en la isla, la proporción de personas extranjeras es superior a la media nacional y existe entre ellos y ellas representación de casi todas las nacionalidades”. En la actualidad, dijo el consejero “Tenerife es modelo de la gestión de la diversidad y la interculturalidad con el programa Juntas en la misma dirección, que ha puesto en el centro las políticas del fomento de la interculturalidad y ha trabajado con los colectivos para crear una isla más consciente con el fenómeno migratorio”.

“Tenerife es una isla comprometida con la interculturalidad, con la realidad de la migración, pero también es muy consciente de que quedan muchos pasos que dar para conseguir una sociedad verdaderamente inclusiva”, concluyó Gugliotta.

En el acto de inauguración, al que también asistió la directora insular de Desarrollo socioeconómico, Ermitas Moreira, el presidente del la RECI, Jaume Lanaspa, indicó que “es un placer estar en Tenerife y que nos hayan acogido en esta casa. El encanto de Tenerife da forma al contenido, lo cual añade un estímulo adicional a estas jornadas”.

Este encuentro se compone de dos jornadas de trabajo en la que participan las ciudades de Barakaldo, Bilbao, Getxo, Donostia-San Sebastián (Euskadi), Barcelona,  Manlleu, Tortosa, Santa Coloma de Gramenet, Salt, Sabadell (Cataluña), Cartagena (Región de Murcia), Castelló de la Plana, Valencia (Comunidad Valenciana), Fuenlabrada, Parla, Getafe (Comunidad de Madrid), Jerez de la Frontera, Málaga,  (Andalucía), Logroño (La Rioja),  Valladolid (Castilla y León) y Zaragoza (Aragón), además de la isla de Tenerife, anfitriona del encuentro. 

La RECI trabaja para generar instrumentos y acciones que permitan explorar el potencial de la diversidad, estimulando la creatividad y la innovación, reforzando la convivencia y reivindicando los principios democráticos para generar prosperidad económica, cohesión social y una mejor calidad de vida.

La RECI se gestiona desde la Asociación Ciudades Interculturales, constituida en 2017 con un triple objetivo: promover y difundir los valores y principios de la interculturalidad, la democracia y la convivencia cívica en las ciudades; promover una visión integral y transversal de los valores y principios de la interculturalidad; y fomentar el trabajo en red a nivel europeo e internacional para construir sociedades interculturales.

El Programa “Ciudades Interculturales” defiende el uso del enfoque intercultural en el desarrollo de políticas de gestión de la diversidad. La interculturalidad se basa en la apuesta por la igualdad de derechos, deberes y oportunidades sociales; en la construcción de un discurso en positivo de la diversidad y, sobretodo, en el fomento de la interacción social positiva entre el conjunto de la población, luchando contra la discriminación y la exclusión de personas y colectivos.

El programa tiene como objetivo ofrecer a las ciudades instrumentos para gestionar la diversidad cultural como un recurso de dinamismo y desarrollo social y económico, mediante el estímulo de la creatividad y la innovación. El objetivo final es lograr que la diversidad sea una fuente de prosperidad económica, cohesión social y calidad de vida para toda la ciudadanía.