Buscar
jueves, 18 de agosto de 2022 15:58h.

La formación critica que se hayan destruido trabajos estables y de calidad para apostar por el empleo temporal.

Podemos propondrá al Cabildo de Tenerife que apoye la readmisión de la plantilla despedida en Tragsa

En sintonía con el apoyo a las empresas públicas y el fomento del trabajo digno y de calidad, el Grupo de Podemos en el Cabildo de Tenerife instará este viernes al pleno insular vía moción a pronunciarse en contra de los 555 despidos llevados a cabo en el marco del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) llevado a cabo por la empresa pública Tragsa.

Protesta Tragsa en Tenerife, 26.01.16
Protesta Tragsa en Tenerife

También propondrá  solicitar al Gobierno estatal que gestione la readmisión inmediata de ese personal y, además, que convoque una mesa de diálogo con la representación legal de la plantilla para implementar un nuevo plan empresarial que incremente la capacidad de producción y empleo de este grupo empresarial.

El portavoz de Podemos en el Cabildo tinerfeño, Fernando Sabaté, señala que la buena noticia recibida esta semana sobre la decisión de Tragsa de paralizar el ERE con el que preveía despedir a 1.336 personas, 81 de ellas en Canarias, “contrasta con la evidencia de que en realidad la empresa no necesitaba despedir a nadie y que lo único que buscaba era destruir empleos de calidad para sustituirlos por contrataciones precarias”. Por ese motivo, indica, “nos sumamos a las acciones de protesta que está llevando a cabo esta plantilla para reclamar la readmisión del personal despedido y la creación de trabajo de calidad”.

Cita en ese sentido que este grupo empresarial integrado por Tragsa y por Tragsatec tenía 10.201 personas contratadas en 2013, pasó a 10.743 en 2014 y a unas 10.800 en 2015, “pero el año pasado, mientras se destruían empleos fijos, se realizaron más de 3.000 contrataciones eventuales y, además, subcontrataciones”. Sin embargo, critica, la plantilla despedida “no dejó de tener trabajo efectivo en estas empresas entre 2013 y 2015; es más –reseña–, el personal tuvo incluso que hacer horas extra para sacar adelante el trabajo y se le han puesto pegas para disfrutar de vacaciones”. 

Sabaté agrega que durante una reunión mantenida con parte de las 439 personas que trabajan en Canarias para Tragsa, “nos han demostrado con datos que en el Archipiélago no le sobra plantilla sino que, bien al contrario, se necesita personal”. Como ejemplo, menciona el proyecto de repavimentación y mejora del acceso a Teno Alto, dotado con 828.000 euros y asignado a Tragsa desde el Cabildo, así como la repavimentación y mejora del Camino de Cosme, en Arafo, cuya partida insular asciende a 581.000 euros. “Por ello, desde Podemos vamos a reclamar en los cabildos en los que tenemos representación, que haya un pronunciamiento claro en contra de la especulación laboral en esta empresa pública”.

Entre los datos escandalosos del plan de precarización de empleo llevado a cabo en esta empresa pública, Sabaté apunta que en el año 2013, en plena ejecución del ERE, se pagaron a sus directivos cuatro millones de euros en concepto de complementos por objetivos cumplidos. Cita también que las encomiendas de gestión y facturación de este grupo empresarial ha ido subiendo hasta el punto de que en el conjunto del Estado las administraciones públicas le tienen que pagar más de 461 millones de euros.