Buscar
miércoles, 05 de octubre de 2022 00:09h.

El PP consigue un acuerdo unánime para que el Cabildo deje de utilizar glisofato en espacios naturales

El Partido Popular en el Cabildo de Tenerife ha conseguido hoy el acuerdo unánime de todas las fuerzas políticas que conforman el Pleno insular para aprobar una propuesta de los Populares encaminada a que la institución insular deje de utilizar glisofato en espacios naturales.

Valentín González Évora-6(1)
Valentín González Évora: “Nuestra propuesta está encaminada a preservar la biodiversidad en aquellos espacios que cuenten con flora o especies endémicas o protegidas”

El consejero Popular Valentín González Évora explica que “el acuerdo consiste en el compromiso del Cabildo para no utilizar herbicidas de amplio espectro, con el glisofato como sustancia activa, y se apueste por métodos alternativos más sostenibles y respetuosos con la salud y el medioambiente, en espacios naturales protegidos, que se justifiquen por la preservación de la biodiversidad, o en aquellas zonas que cuenten con flora o especies endémicas o protegidas”.

Durante los últimos años, se han aprobado iniciativas en diferentes ámbitos de la administración para eliminar el uso del glifosato, y concretamente en Tenerife, existe un acuerdo de finales del pasado mandato para dejar de usarlo en márgenes de carreteras insulares.

“La propuesta del Partido Popular- tal y como explica González Évora- pretende ir más allá, y prohibir su uso en espacios naturales, teniendo en cuenta que organismos sanitarios han elaborado informes oficiales en los que reconocen que este producto es, con probabilidad, un carcinógeno humano”.

En cualquier caso, y tras más de dos años desde el acuerdo institucional anteriormente mencionado, “el Cabildo continúa utilizando herbicidas de amplio espectro, cuya sustancia activa es el glifosato, para la erradicación de las hierbas, y cuya utilización no solo está resultando absolutamente ineficaz, sino que se trata de una sustancia cuya aplicación puede generar riesgos innecesarios para la ciudadanía”.

González Évora concluye que “en este contexto, y atendiendo al principio de precaución que siempre debe prevalecer en estos ámbitos, entendemos que las instituciones públicas deben apostar por la utilización de métodos alternativos de control de hierbas, más respetuosos con la salud y el medio ambiente”.