Buscar
viernes, 21 de junio de 2024 16:03h.

La Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias ha aportado a esta publicación información sobre los sebadales del Archipiélago canario

Medio Ambiente colabora en la elaboración del Atlas de las praderas marinas de España

La Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, que dirige Blanca Pérez, ha colaborado, junto con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULGPC) y ECOS Estudios Ambientales y Oceanografía, S.L., en la elaboración del “Atlas de las praderas de angiospermas marinas de España” con la aportación de información relativa a los sebadales del Archipiélago canario.

 

Foto portada Atlas de Praderas Marinas de España
Foto portada Atlas de Praderas Marinas de España

El “Atlas de las praderas de angiospermas marinas de España” es una obra editada por el Instituto Español de Oceanografía (IEO), el Instituto de Ecología Litoral y el Centro de Cooperación para el Mediterráneo de la  Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), en la que han participado 89 científicos, expertos, técnicos y gestores procedentes de todas las comunidades autónomas costeras e insulares de España.

Esta publicación, presentada días pasados a nivel nacional, ofrece unos contenidos excelentes y actualizados de acuerdo al conocimiento disponible, y aborda en profundidad el estudio de estos singulares y frágiles ecosistemas marinos, de gran importancia desde el punto de vista científico, ecológico y económico.

La sorprendente biodiversidad y el destacado papel que desempeñan las praderas de angiospermas marinas en los equilibrios biogeofísicos, en lo que respecta a la producción de oxígeno, captación de CO2, estabilización del sustrato marino, etc., hacen que éstas sean merecedoras de una especial consideración en las políticas de conservación y de una actitud de profundo respeto por parte de toda la ciudadanía a estos ecosistemas.


Con la publicación de esta obra, en la que han colaborado distintas administraciones estatales y autonómicas, así como diversas entidades científicas, los ciudadanos podrán contar, a partir de hoy, con un libro de consulta obligada para científicos, estudiantes, gestores, pescadores, buceadores y, en general, para todas aquellas personas amantes de nuestro medio marino.