Buscar
jueves, 30 de mayo de 2024 00:00h.

Unidas Sí Podemos reprocha al gobierno de Candelaria su deplorable gestión en el caso de la piscina cubierta

Unidas Sí Podemos reprocha al gobierno de Candelaria su papel en el caso de la piscina cubierta municipal, una iniciativa que comenzó hace ocho años y que no se ha llegado a construir, debido a su deplorable y negligente gestión. 

Imagen cartel anunciador Piscina Cubierta 2019(1)
La coalición se hace eco de la noticia sobre la decisión del Tribunal Supremo de intervenir para tratar sobre la indemnización a la empresa adjudicataria ordenada por el TSJC en 2022

 La coalición se hace eco de la noticia sobre la decisión del Tribunal Supremo (TS) de intervenir en el asunto para adoptar una resolución definitiva sobre la indemnización ordenada por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) en 2022 que el Ayuntamiento tendría que pagar a la empresa adjudicataria del Centro Deportivo de Candelaria, que nunca se construyó como consecuencia de la anulación de la adjudicación de la obra, ordenada en 2017 por el mismo tribunal.

La coalición es clara al expresar su intención de que Candelaria cuente con una piscina cubierta, pero exige lo mismo que se reclamaba en 2015: una propuesta rigurosa, que no genere efectos colaterales negativos sobre el pequeño comercio local y para el propio Ayuntamiento y un uso responsable del dinero público, además del cumplimiento estricto de la ley y la transparencia en las decisiones municipales.

La información de la agencia EFE sobre la decisión del TS de aceptar pronunciarse sobre el pago de la indemnización a raíz de un recurso presentado por el Ayuntamiento ha provocado distintas intervenciones en las redes sociales por parte de los actores políticos municipales. La candidatura unitaria de izquierdas replica unas observaciones del concejal de Hacienda en estas plataformas digitales en las que, a juicio de Unidas Sí Podemos, trata de “sacar pecho” con que el TS haya aceptado el recurso del Ayuntamiento para evitar el pago de la indemnización. 

“El hecho es que ocho años después de esa adjudicación todavía no hay piscina cubierta en Candelaria y tenemos un serio riesgo de tener que indemnizar con casi 300 000 euros a la empresa adjudicataria”, dice Unidas Sí Podemos en sus redes sociales, al tiempo que afea al edil que manifieste tanta satisfacción, “porque en su bola de cristal no está el sentido en el que va a resolver el Tribunal Supremo el recurso de casación, que solo se ha admitido a trámite por la asombrosa singularidad del caso en el que una empresa adjudicataria es partícipe y conocedora de la tramitación de este expediente municipal”. Se trata de una “complicidad empresa-ayuntamiento” que podría tener otras consecuencias jurídicas más graves, advierte la coalición. 

Unidas Sí Podemos recuerda que el proyecto de la piscina cubierta comenzó mal, al surgir como “fruto de intentar obtener rédito electoral rápido”, lo que provocó una tramitación “desastrosa de ese expediente”, una mala gestión advertida por Sí se puede, presente en la corporación en ese momento. “Afortunadamente no llegó a colocarse un solo bloque, porque lo paramos. Si se hubiera empezado la obra, la indemnización no sería de casi 300 000 euros, sino de millones, por lucro cesante. No se puede sacar pecho de una gestión tan desastrosa”, dice la coalición en sus perfiles en Internet. 

El proyecto de la piscina cubierta que se adjudicó provisionalmente en 2015 por 7 millones de euros escondía un centro comercial de 2.700 metros cuadrados y un aparcamiento, actuaciones que no estaban contempladas en el Plan General y que pretendía justificarse como compensación por el coste de la construcción de una gran piscina, solárium y equipamiento deportivo. Esto fue lo que motivó la anulación de la adjudicación en 2017, así como el voto contrario de Sí se puede a la adjudicación y el criterio en contra del secretario municipal, por considerar que el Ayuntamiento no podía situar en suelo público un espacio dedicado a otros fines que no fueran los deportivos.