Buscar
domingo, 26 de mayo de 2024 16:55h.

El Roto tacha de “santoral antiguo pero actualizado” al Día del Cómic

El dibujante madrileño, Andrés Rábago conocido con el seudónimo de El Roto, no parece darle demasiada trascendencia a la celebración del segundo Día Oficial del Cómic que tiene lugar cada 17 de marzo, una fecha que considera una especie de “santoral antiguo pero actualizado”.

FOTO EL ROTO
Andrés Rábago, El Roto

Dice admirar la extraordinaria calidad de muchos dibujantes de cómic, pero “en general me fatiga la lectura, soy más partidario de la imagen única”. El diplomático distanciamiento que mantiene hacia el mundo actual de las viñetas lo justifica porque “casi todos los compañeros de profesión que he conocido, por desgracia ya no viven, pero guardo un grato recuerdo de todos ellos”.

La evolución desde que se hacía llamar OPS a la actualidad la explica como “un proceso natural, porque según se iba debilitando un lenguaje y agotando un territorio, iba apareciendo otro, sin que existiese una voluntad específica por mi parte, me limité a seguir el paso de las estaciones”.

Más cerca de la pintura que de la viñeta y de la filosofía que de los cómics al uso, asegura que obtiene la inspiración buscando imágenes en periódicos y revistas. Allí encuentra a “los actores que pueden encargarse de representar la acción y las palabras o ideas que deseo transmitir”.

Temática recurrente en su obra es el tercer mundo, migración, control de las masas narcotizadas y aparentemente felices, dictaduras, corrupción, desigualdades sociales o manipulación y degradación de los medios comunicación. Pero acto seguido matiza que “esos no son “mis” asuntos, son los que aparecen una y otra vez en el ciclo espacio temporal que habitamos… para nuestra desgracia. Como es lógico mi obligación es lidiar con ellos. Solo me considero un dibujante de prensa”. 

La rutina de publicar a diario en realidad tendría la ventaja de que “si cometes un fallo al día siguiente lo puedes subsanar, pero resulta evidente que es un trabajo muy exigente”.

Su última obra es un libro de aforismos titulado Parpadeos que gira en torno a la pintura “y a mi experiencia de la misma”. Los libros que publica son por lo tanto “un territorio limitado pero no excluyente de otras líneas de reflexión y de trabajo”. 

Una faceta como escritor que cree “satisfactoria” en cuanto le da la posibilidad de “recoger cada cierto tiempo algunas de las viñetas que he ido publicando, son como estratos geológicos de una obra en proceso de construcción-destrucción”.

Pese a lo que pueda parecer, se confiesa “moderadamente optimista” sobre la evolución de la sociedad, “creo que sería posible aumentar nuestro nivel de conciencia si nos pusiéramos a ello”.

No tan positivo se muestra sobre el desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA) en cuanto puede implicar la apropiación del trabajo ajeno. “Habrá que estar pendiente”, sentencia.