Buscar
jueves, 20 de junio de 2024 23:31h.

Vivir del cuento o Vivir con los cuentos

Comenzamos dejando totalmente claro que este artículo es para intentar reflexionar como siempre. Primeramente, felicitar a Ernesto Rodríguez Abad por ser una excelente persona con una trayectoria envidiable, única y totalmente profesional, profesional de la educación del máximo nivel hasta el infinito y más. Además, felicitarle por ser representante este año del Festival en la lectura del Día de las letras canarias.

Ernesto Rodríguez Abad
Ernesto Rodríguez Abad

A las personas como Ernesto Rodríguez Abad, dan gusto escucharlas porque son auténticos, son verdaderos artistas de la comunicación y hemos coincidido alguna vez en televisión y cuando narra cualquier cuento, hipnotiza incluso a los sordos.

Ernesto Rodríguez Abad, no vive del cuento, vive con los cuentos y podemos compararlo con los músicos que no viven de la música, porque viven con la música, pero en general todos los verdaderos artistas viven en otra dimensión invisible que jamás lograrán ver ni sentir, aquellos canchanchanes que viven con otros cuentos que podrían ser los falsos chismes.

Los seres humanos cuenta cuentos dícese de la parte civilizada del planeta están divididos entre, los humanos cuenta cuentos con clase y la clase de humanos cuenta cuentos, ¿Qué rollo verdad?

Me explicaré de forma bien masticada para intentar ser comprendido. Desde la central lechera del gobierno, por ejemplo, comparten las noticias semanales o mensuales de entretenimiento para borregos aburridos y así los cerebros irán comiendo noticias felizmente mientras pasa el tiempo, especialmente noticias para aquellos que tienen el cerebro justo para pasar el día.

Por ejemplo durante un par de días hablamos de Puigdemont, o del rey emérito, o de Ayuso o del que le toque, pero las noticias también podríamos añadirlas al grupo de cuenta cuentos noticiarios, que obviamente no tienen nada que ver con el amigo Ernesto Rodríguez Abad, porque es un hombre que hace soñar y volar sin alas especialmente a los más pequeños y  los adultos soñadores.

De parte de todo el equipo que conformamos Sol del Sur, queremos felicitar a Ernesto Rodríguez Abad y ojalá hubiese más personas como él.