Buscar
lunes, 03 de octubre de 2022 00:00h.

Arrastre de Ganado: maltrato animal y saco roto de ayudas públicas

El Partido Animalista PACMA determina que el arrastre de ganado es una actividad «insulsa» que produce «estrés y sufrimiento físico» a las vacas, toros y bueyes que participan en las competiciones. Los ganaderos canarios explican que es una cuestión «tradicional» y una forma de «dar utilidad» a dos razas «autóctonas» que ya no se utilizan para arar la tierra.

Arrastre-de-ganado-vuelve(1)
Un vídeo documentado por el Partido Animalista PACMA hace resurgir el debate sobre esta polémica tradición.

Vacas y bueyes cargan entre 800 kilos y 1,5 toneladas según categoría, más la resistencia por la fricción del suelo a lo largo de un terreno de 70 metros, con un obstáculo en el límite que redirige a la yunta 180 grados. Los ganaderos se ayudan de los narigones, ubicados en una zona sensible de la nariz, y de una «vara aguijada» para hacer correr a los animales y terminar el recorrido en el menor tiempo posible sin rozar el obstáculo.

Se trata de una actividad receptora de subvenciones de alto rango (por encima de los 60.000 euros anuales) y que recibe aportaciones tanto del Gobierno de Canarias como de los distintos Cabildos. Se premia tanto la celebración de concursos como la cría de las razas basta y palmera.

La Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y el Maltrato Animal (AVATMA), compuesta por más de 500 profesionales, determinó en un demoledor informe en 2018 que el arrastre canario es «un ejercicio de maltrato animal, absolutamente injustificado como manera de preservar dos razas autóctonas bovinas, que de ninguna manera fueron creadas y seleccionadas para desarrollar este tipo de actividad»

«El narigón jamás debe usarse para la conducción y sometimiento de estos bovinos en espectáculos como el Arrastre Canario, donde llama especialmente la atención su uso tratándose de animales que, por su carácter, son pacíficos y muy mansos. Es mediante el uso y abuso de este elemento como los boyeros consiguen que les obedezcan (…) Nos gustaría saber quién realiza el anillado en las ganaderías de las Islas, y si se controla por parte de los organismos responsables»

«Las razones por las que el Gobierno Canario justifica esta actividad se basan en algo que ya hemos oído con relativa frecuencia en otras manifestaciones en las que los animales son los invitados a no divertirse, es decir: la recuperación de una tradición muy arraigada (lo cual no es cierto), y el fomento y crianza del ganado de Raza Canaria y de Raza Palmera».

Respecto a la vara, a la que se hace referencia en la web de la Federación de Arrastre Canario como «aguijada», los veterinarios afirman que «desconocemos cómo se usa para enseñar a estos animales y en los entrenamientos a los que son sometidos para su preparación. No hemos encontrado imágenes o vídeos al respecto, pero sí sabemos, por estudios de comportamiento en bovinos, que cualquier experiencia previa que haya resultado aversiva para ellos y les haya provocado miedo y dolor, lejos de llevarles a acostumbrarse con su repetición, les conduce a padecer aún más cada vez que la viven«.

Una actividad financiada por todos

La Federación de Arrastre Canario, constituida en 1998, es el órgano central de la actividad. Al ser receptor de grandes subvenciones (más de 60.000€), está obligado a reflejar públicamente los ingresos públicos recibidos. Sin embargo, la información en su página web solo detalla algunas de las aportaciones: 200.000 euros de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca correspondientes a dos subvenciones directas para la realización de concursos de arrastre en Tenerife, Gran Canaria y La Palma correspondientes a los años 2020 y 2022, y 80.000 euros de la Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes en los mismos ejercicios.

Según la web de Transparencia del Gobierno de Canarias, esta Federación fue una de las 487 entidades canarias que recibió más de 60.000 euros en subvenciones públicas en 2019; en concreto, la cifra fue de 139.971,48 euros. Obtuvo una nota media de 2,5 en el Índice de Transparencia (IT) después de haber presentado el informe de transparencia obligatorio.

En 2015, el Cabildo de Tenerife firmó un convenio con la Federación por 20.000 euros en concepto de fomento de la actividad. En 2016, el Gobierno de Canarias inyectó 135.000 euros para el fomento de las razas ganaderas autóctonas, y la Consejería de Agricultura aportó 85.000 euros más para la realización y organización de concursos de arrastre. En 2017, la Consejería de Agricultura volvió a subvencionar con 18.000 euros, a pagar en 3 plazos, toda la publicidad de los actos de arrastre en Canarias.

Por otro lado, la Asociación Canaria de Arrastre, Fomento y Crianza del Ganado Basto Nacional (ACA) recibió una ayuda compensatoria por la crisis del COVID19 de 146.000 euros en 2020, pero los datos no constan en su página web, y aparece en el listado de Transparencia como una de las «entidades subvencionadas con más de 60.000 euros que no presentaron su autoevaluación en el primer ejercicio que en que fueron emplazadas a ello. Si persisten en no aportar datos serán clasificadas como incumplidoras».

En 2022, el área de Agricultura, Ganadería y Pesca, del Cabildo de Tenerife destinará 30.000 euros a la «preservación y mejora» de las razas autóctonas ganaderas, en concreto de la vaca basta y la cabra tinerfeña, a través de dos subvenciones concedidas a la Asociación Nacional de Criadores de Cabra Tinerfeña (Acricati) y de la Asociación Canaria de Arrastre, Fomento y Crianza de Ganado Basto, y Nacional de Criadores de Ganado Vacuno Selecto de la Raza Canaria (ACA).

Los resultados arrojan más de 750.000 euros en ayudas públicas en 8 años, tanto para el desarrollo del deporte como para la cría y mantenimiento de los animales. Desde PACMA aseguran que esta no es la cuantía total, ya que habría que sumar las ayudas de todos los cabildos, y aquellas que pudieran salir de administraciones locales más pequeñas. Los datos sobre el número de federados activos al momento de la redacción de esta noticia no han sido encontrados y no aparecen reflejados en la web de la Federación.

La formación política animalista concluye sentenciando que el Arrastre Canario es una actividad que cuesta muy cara a los isleños: «es una práctica enormemente minoritaria que pagamos todos, que redunda en el mantenimiento de una raza que solo se emplea (según dicen) para esa actividad, y que además constituye un acto de maltrato», explica la portavoz del partido, Yolanda Morales. «La administración puede y debe destinar recursos a actividades enriquecedoras. A nivel medioambiental la isla da pena; seguro pueden encontrar cosas mejores que hacer con 750.000 € euros«.