Buscar
11:55h. miércoles, 27 de octubre de 2021

Características y origen de la Quiniela española

Muchos soñamos con que nos toque la lotería y podamos cumplir varios sueños a la vez: viajar a ese lugar especial, comprar una casita en la playa, ayudar a los nuestros… Esta ilusión es la que nos mueve a poner un par de monedas en comprar un boleto, mientras esperamos que la diosa Fortuna nos sonría esta vez. Puedes tener suerte y que un jackpot solucione algunos de tus problemas.

Origen de la quiniela
Puedes tener suerte y que un jackpot solucione algunos de tus problemas.

Pero hay otra opción dentro de las Loterías y Apuestas del Estado, una en la que el azar deja su espacio al análisis y la intuición. Hablamos de La Quiniela, la forma de apostar favorita para los amantes del fútbol en España.

¿CUÁL ES EL ORIGEN DE LA QUINIELA?

La Quiniela es un juego de azar y predicción, en el que se apuesta sobre los resultados de los principales partidos de fútbol de nuestro país. Se incluyen tanto encuentros de Primera División como de la categoría de plata.

Existe cierta controversia sobre el origen oficial de la Quiniela. Aunque las administraciones públicas determinan que la temporada 46/47 fue la primera (con fecha del 22 de septiembre), podemos pensar que no fue así. El fútbol llevaba ya muchos años arraigado en España y existían apuestas similares en multitud de tabernas y peñas por todo el territorio nacional.

Aun así, la primera Quiniela oficial tuvo ya bastante éxito, vendiéndose más de 38.000 boletos en la primera jornada. Con un coste de 2 pesetas por boleto, se recaudaron casi 80.000 pesetas con diferentes repartos (unos 460 euros actuales). 9603 pesetas (55€) fueron para dos acertantes de primera categoría, 7202 (43€) para el único acertante de segunda categoría y 4801 (29€) para otro acertante único de tercera categoría.

En estos primeros años, la recaudación se destinaba en un 45% en pagar los premios conseguidos, otro 45% se donaba a la beneficencia y el 10% restante cubría los gastos administrativos y de distribución del Patronato de Apuestas Mutuas Deportivo-Benéficas.

Hasta el año 1948, un par de temporadas más tarde, no se implantó el clásico sistema de 1-X-2; y antes era necesario acertar el número exacto de goles de cada equipo. Hasta hoy, después de más de 70 años en funcionamiento, las reglas generales no han cambiado mucho y se sigue utilizando el 1-X-2 tradicional para conocer a los acertantes.

Cómo se juega a La Quiniela

Lo primero que debemos advertir es que, como cualquier apuesta, el participante debe haber cumplido la mayoría de edad para jugar. A partir de ahí, se pueden hacer quinielas prácticamente de cualquier deporte, pero el fútbol es el que más masa social mueve y, por tanto, el preferido para este juego.

Hoy en día nos encontramos con un boleto en el que se representan los 15 partidos más importantes a nivel nacional. Se incluyen los diez de Primera División y cinco de los más destacados de Segunda División (o nueve y seis o incluso ocho y siete, según la jornada). Marcaremos las casillas correspondientes según creamos que va a ganar el equipo local (1), el visitante (2) o quedarán empate (X).

Las jornadas en las que hay encuentros internacionales, se completa el boleto con los once partidos de Segunda División y cuatro entre países: el que juegue la Selección Española y otros tres de gran importancia.

Los premios actuales de La Quiniela

A diferencia de lo que comentábamos anteriormente, hoy en día se destina hasta el 55% de la recaudación de las ventas a los premios de los acertantes. Existen cinco categorías y un extra especial al jugador que acierte los 14 partidos de una columna y el llamado ‘Pleno al 15’.

  • Categoría especial - 14 aciertos más el pleno al quince: 7,5 % de la recaudación*
  • Primera categoría - 14 aciertos: 16 % de la recaudación
  • Segunda categoría - 13 aciertos: 7,5% de la recaudación
  • Tercera categoría - 12 aciertos: 7,5 % de la recaudación
  • Cuarta categoría - 11 aciertos: 7,5 % de la recaudación
  • Quinta categoría - 10 aciertos: 9 % de la recaudación

Si no hubiese acertantes en alguna de las categorías principales, ese premio pasaría a la siguiente categoría. Si en ninguna de ellas aparece acertante alguno, se acumularía como bote para la jornada siguiente. Lo mismo ocurre con la categoría especial, que se aparta para el siguiente juego si nadie la acierta.

A la hora de repartir los premios, los más altos tendrán un gravamen especial que deberá pagar a Hacienda, pero que solo se aplica a los importes superiores a 40.000 euros. Se trata del 20%, quedando excluido de este gravamen los primeros 40.000 euros de beneficio. Por ejemplo, si obtuviésemos un premio de 45.000€, solo pagaríamos el 20% de los 5.000 que superen la cifra anterior: 1000€, quedándonos con los 44.000€ restantes.

Ahora ya lo sabes prácticamente todo sobre La Quiniela, así que puede ser un buen momento para preparar los próximos partidos. Recuerda que puedes hacerla en tu quiosco habitual o por internet, además de jugar a otros juegos de azar con los que divertirte.