Buscar
miércoles, 29 de mayo de 2024 18:44h.

El plato costó más de un millón de €uros

Con el paso del tiempo conocerás a Edu, el verdadero protagonista de esta carta y comienzo aclarando que en el titular me he quedado corto en el millón de €uros, porque en realidad este plato costó más de veinticuatro millones de €uros y a las pruebas me remito.

Judias asturianas
Judias asturianas

Las judías pertenecen al equipo gastronómico homologado de las legumbres de las cuales tenemos de infinitas formas, tamaños, saborea y colores, pero en este artículo también podemos hablar de carne porcina, cerdo, gorrinos o cochinos, porque también son protagonistas en este momento donde vamos a profundizar, algo que aprendí con el principio de la letra de una canción del cantante famoso Carlos Varela que dice, "Una palabra, no dice nada y al mismo tiempo lo esconde todo".

En la imagen adjunta tenemos un plato (una palabra)y este "Plato" que no dice nada, al mismo tiempo, lo esconde todo, a no ser que entremos en detalles como en esta carta estamos haciendo. Con el amigo Edu, el asturiano que conocerán con el tiempo llegamos a un trato si nos trae desde Asturias hasta Tenerife productos típicos de su tierra y cumplió. Teniendo en cuenta que un Boeing 747 mirando en la lista de precios tiene un valor de veinticuatro millones de €uros, pero además comerse los aproximadamente ciento cincuenta kilómetros ida y vuelta desde Tenerife Sur hasta el aeropuerto del Norte para coger, el avión lleva sus gastos de tiempo y dinero, pues seguimos sumando. Después están los gastos en Asturias buscando la mejor carne de cerdo convertido en chorizos y pancetas, porque también tienen su puesto señalado en este plato y sin entrar en detalles de quiénes fueron los agricultores o ganaderos que jamás conoceremos, pero están presentes sin duda alguna.

Cuando llegó el plato hasta Tenerife Sur desde Asturias, preparé un caldero para ocho personas aproximadamente, entre ellas el amigo Javier, un Guardia Civil fuera de servicio, aunque no las probó, pero es testigo de que fue invitado. La forma de preparación fue la siguiente, primeramente metí un kilo de judías en remojo durante veinticuatro horas para que se fueran poniendo tiernas.

Hice la fritura con un poco de sal, aceité obviamente, troceando los chorizos y carnes, además añadí zanahorias y con la cocina de gas le metí fuego durante una hora y quince minutos, aunque cuando faltaban diez minutos para apagar el fuego, añadí cuatro papas grandes bien troceadas. Creo que hemos demostrado porque costó este plato más de veinticuatro millones de €uros y con respecto a cómo quedaron las judías, usted podrá imaginárselo.