Buscar
07:19h. sábado, 23 de octubre de 2021

Hoy somos testigos de una erupción volcánica, hace casi 50 años ocurrió otra, pero ¿Cómo fue la erupción del Teneguía?

Casualidades de la vida hace dos meses escribí sobre el volcán del Teneguía para el periódico mensual e isleño Ocio & Negocio. Cerca de medio siglo después los canarios estamos viviendo un hecho histórico del que estamos siendo testigos con un sentimiento de incertidumbre, asombro, curiosidad y miedo. A las 15:12 horas comenzó la erupción de un nuevo volcán en Montaña Rajada, en el municipio de El Paso y hoy mejor que nunca estamos experimentado lo que sintieron nuestros padres y abuelos hace casi cincuenta años, pero ¿Qué fue lo ocurrió?

teneguia-erupcion-1971(1)
La erupción del Teneguía 1971

Nuestras ocho Islas Canarias están ubicadas en el Océano Atlántico cerca de la costa africana, frente a Marruecos y el Sahara Occidental. Estas constituyen un verdadero paraíso por su atractivo natural y sus  especies endémicas; un lugar singular de obligado paso para todo el que ame viajar, aunque solo sea una vez en  la vida. 

En los últimos siglos en las Islas han despertado varios volcanes, pero sin duda alguna en la memoria colectiva está en el que ocurrió en La Palma en octubre de 1971. Esta ha sido la mayor erupción terrestre de España y el próximo mes de octubre se cumplirá medio siglo de la erupción del Volcán Teneguía, ubicado en el municipio de Fuencaliente en el sur de La Palma.

Desde el día veinte y uno de octubre se comenzó a notar los primeros movimientos de tierra sobre todo en el pueblo de Fuencaliente. El día veinte y tres era tal los temblores que las campanas de la iglesia comenzaron a sonar por sí solas a las cuatro de la madrugada. Cuarenta y ocho horas después la tierra emitió un rugido y el día veinte y seis nació el volcán de Teneguía. 

Se registraron más de mil temblores que se sintieron en toda la Isla en solo veinte y cuatro horas . La erupción sepultó las escasas fincas de plátanos que había y el canal del agua. Los habitantes de Fuencaliente describieron el olor de la erupción como “a huevos podridos y azufre” e incluso en pueblos como La Orotava, Tenerife se podía ver el humo. Los lugareños estuvieron muy preocupados sobre todo las primeras dos semanas. Tal era incertidumbre sobre qué es lo que iba a ocurrir que las autoridades decidieron evacuar a algunos vecinos. 

Teneguía IYMI(1)

 

Del pánico al espectáculo

Conforme iban pasando las jornadas y al ver que no representaba un peligro real, miles de palmeros y cientos de canarios viajaron hasta Fuencaliente para ver la erupción del Teneguía. De hecho, al conocer la noticia turistas de otras partes de España y del mundo viajaron a la “isla bonita” para ver este fenómeno de la naturaleza que ocurre quizá una vez en la vida. Alrededor de 15,000 personas acudieron a presenciarlo. Hasta los pescadores hicieron negocio, ya que alquilaron sus barcas para que la muchedumbre pudiera contemplar mejor el espectáculo. 

 

Consecuencias 

La Palma se promocionó por sí sola y atrajo en los sucesivos años a miles de foráneos que ansiaban ver el volcán de Teneguía. Además se ganó 290,000 metros al mar y se emitieron 40 millones de metros cúbicos de lava formándose un nuevo suelo. El 18 de noviembre de 1971 este se durmió y el gobierno canario lo declaró Monumento Natural mediante la ley de Espacios Naturales Protegidos de Canarias. Hoy en día sigue siendo de obligada visita ir a Fuencaliente.


Víctimas mortales 

Por desgracia, todo no fueron buenas noticias porque fallecieron dos palmeros  Heriberto Francisco José Felipe Hernández y Juan Acosta Rodríguez a causa del envenenamiento de gases y el depósito de azufres. Heriberto de solo 43 años era empleado de un banco, estaba casado y tenía nueve hijos. Su pasión era el arte, la escultura y la fotografía, por esta razón acudió varias veces a sacar instantáneas y a filmar la erupción. De repente comenzó a encontrarse mal y al poco tiempo falleció en el hospital a tan solo un día del cierre del telón. Se había expuesto demasiado. Su muerte pasó desapercibida pero tras varias décadas diversos medios de comunicación la han dado a conocer para que no quede en balde y se reconozca la figura de este artista olvidado.

El otro infortunado del que sí trascendió la noticia se llamaba Juan Acosta natural de Las Indias, murió  asfixiado en la zona conocida por Los Percheles. En la playa de Los Abadejos también se sintieron mal dos personas a causa de la toxicidad pero no fallecieron. 

 

https://youtu.be/DodH-NdUNRo