Buscar
martes, 04 de octubre de 2022 03:00h.

Canarias es la comunidad autónoma donde más bajó el paro en agosto

El paro nacional alcanza la cifra total de 2.924.240 desempleados para el mes de agosto. En Canarias, esta cifra es de 190.289 personas, lo que supone un descenso para el archipiélago de 0,60% con respecto a julio, y es donde más bajó en todo el país.

EMPLEO TRABAJO paro_Fotor
Hoy, 2 de septiembre, ha sido publicado por el Servicio Público de Empleo Estatal el paro registrado correspondiente al mes pasado.

Si observamos los datos de nuestras islas por sectores, vemos que el desempleo cae en todos ellos. El mes de agosto es un mes tradicionalmente positivo para el empleo, especialmente en el sector servicios, pues coincide con la temporada de verano.

Haciendo la misma comparación, pero ahora con respecto al mismo mes del año anterior, agosto de 2021, se observa una disminución del paro registrado de un 18,77%. La variación interanual es de signo negativo para todos los sectores, siendo la más pronunciada para el sector servicios: -90,22%. Este dato podía esperarse, pues tras un año de restricciones derivadas de la pandemia, muchas personas han optado por salir y viajar, a pesar de la incertidumbre y la falta de confianza que el conflicto bélico y la crisis energética han causado.

Aunque los datos que se observaron en julio muestran un comportamiento nada habitual en el período estival, este mes se ha observado un cierto repunte del empleo. No obstante, este dato no debe ser motivo de alivio: hay signos que anticipan una desaceleración preocupante del empleo en un contexto económico incierto. Se espera un otoño complicado, una vez que las ansias por viajar se enfríen.

Estas circunstancias requieren, entre otras medidas, apoyar a los generadores de empleo y seguir avanzando en el refuerzo de mecanismos que faciliten el ajuste entre la oferta y la demanda del empleo, tales como las políticas activas de empleo, la movilidad y la formación a lo largo de la vida.

Nos encontramos ante datos preocupantes que apuntan a una desaceleración, la cual obliga a aumentar los esfuerzos en términos de flexibilidad, contener la inflación y la presión fiscal tanto a trabajadores como a empresarios.