Buscar
15:56h. viernes, 24 de septiembre de 2021

“El consumo interno no termina de arrancar, con consecuencias graves para la economía y el empleo”

Con los precios en negativo y la demanda debilitada, muchas son las empresas que tienen sobre su cierne el cierre, por lo que se deben aprobar medidas que permitan la supervivencia empresarial y no actúen como el último escalón que conlleve a la desaparición de muchas de ellas, las verdaderas generadoras de empleo y riqueza. 

Avenida las américas Surdetenerife
Las zonas turísticas coma Playa de Las Américas languidecen ante la falta de turistas.

Por ello, insistimos en la necesidad de modificar la cláusula de salvaguarda del empleo, de manera que no se penalice por toda la plantilla afecta al ERTE sino por la parte proporcional de las personas trabajadoras que aún permanecen en situación de suspensión de contrato. La finalidad no es otra sino la de salvaguardar el empleo y no abocar al cierre de las empresas. 

Según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de variación anual del IPC del mes de diciembre cierra en negativo, algo que no ocurría desde el año 2014.  En Canarias, se sitúa en el -0,1%, mientras en el Estado lo hace en el -0,5%. Nuestra comunidad autónoma es la que menor descenso de precios registró en el año 2020, con el consiguiente impacto sobre el poder adquisitivo.

La inflación subyacente, aquella que mide el consumo interno, excluyendo los alimentos no elaborados y los productos energéticos, disminuyó tres décimas en el último mes del año, hasta el 0,0%, con lo que se sigue situando por encima de la tasa del IPC general.

Esto se traduce en una demanda interna que no termina de arrancar, fruto de la situación económica provocada por la crisis de la Covid 19 y los efectos de las limitaciones como medidas de contención del virus.