Buscar
miércoles, 17 de julio de 2024 22:37h.

El antiguo Secadero de Tabaco vuelve a latir convertida en nuevo espacio cultural en Granadilla

El antiguo Secadero Tabaco es una joya patrimonial y arquitectónica de la Villa Histórica de Granadilla de Abona y de la comarca sur que vuelve a latir convertida en un gran espacio cultural y polivalente.

secadero tabaco granadilla Foto 3-37(1)
La joya patrimonial del antiguo Secadero de Tabaco vuelve a latir convertida en gran espacio cultural

Hoy domingo, 26 de marzo, fue inaugurado  este inmueble, que es Bien de Interés Cultural desde 2008, y que ha sido objeto de un proyecto integral de remodelación en el que se ha invertido un presupuesto de 455.995,06 euros.

El acto inaugural fue presidido por el alcalde, José Domingo Regalado, que ha destacado que hoy el municipio recupera un elemento patrimonial de referencia, con 145 años de historia, convirtiéndose en elemento dinamizador de la cultura en el casco histórico. El regente municipal estuvo acompañado, también, por director insular de Patrimonio del Cabildo, Emilio Fariña; el primer teniente alcalde, Marcos González, y los concejales de Obras y Patrimonio Histórico, María Concepción Cabrera, y Fredi Oramas, respectivamente, así como por miembros de la corporación municipal, y vecinos y vecinas que no quisieron perderse la apertura de este nueva instalación, localizado en pleno corazón histórico del casco urbano. 

La banda de música ‘José Reyes Martín’ fue la encargada de ponerle banda sonora a la apertura de estas instalaciones, justo enfrente de la casa donde vivió su fundador, y cuya edificación, tal y como anunció el alcalde, pretende ser adquirida por el Ayuntamiento para convertirla en la sede de esta sociedad cultural. Además, se contó con la actuación del Trío de Cuerda ‘Sherezade’, que ofreció diferentes piezas musicales en el interior de este bien de interés cultural.

La obra,  realizada a través de las concejalías de Obras y Patrimonio Histórico, con la colaboración del Cabildo de Tenerife, ha conservado lo máximo posible la estructura del inmueble, y ha consistido en la reforma del espacio en su interior como un espacio multiusos. En la parte delantera del edificio, que será el punto de entrada principal, se ha habilitado una plaza que sirve como punto de descanso, y en la parte trasera, en la antigua huerta existente se ha hecho un patio y un mirador, para que los visitantes disfruten de las vistas del Camino Real del Sur. 

José Domingo Regalado argumentó que “es un día especial, porque vuelve a recuperar su esplendor esta edificación que adquirimos en 2008, y que hoy abre sus puertas, gracias al trabajo colectivo de muchas personas, y que iremos llenado de mucho contenido y actividad, con conciertos y exposiciones, entre otras cosas”. También, indicó que en estos momentos se está procediendo a la mejora y rehabilitación del Camino Real, discurriendo un tramo de forma anexa a este espacio, y que estará listo para disfrutarlo para las Fiestas Mayores.

Historia. El secadero de tabaco de Granadilla es una construcción que consta de una sola nave con techumbre a dos aguas, tiene forma de cuadrilátero regular y conserva elementos que contribuyen a mantener un ambiente propio de otras décadas. El edificio es el fiel reflejo de la importancia que cobró la exportación de las hojas de tabaco en el municipio y en la comarca. 

La construcción data de 1878 y fue construido por José García Torres, uno de los cosecheros de tabaco más importantes de la comarca de Abona, coincidiendo con el despegue de este cultivo, como alternativa a la crisis de la cochinilla, debido a la invención y desarrollo en Europa de los tintes químicos. Su función era el secado de las hojas de tabaco para luego exportarla. La mayor parte de la exportación iba dirigida a Inglaterra y Francia, pues costaba hasta tres veces menos que enviarla a la Península. 

En 2008 se declaró Bien de interés Cultural y fue adquirido ese mismo año por el Ayuntamiento de Granadilla de Abona. Este edificio, que forma parte del importante patrimonio histórico de Granadilla casco, tuvo varios usos a lo largo de diferente épocas, ya que fue corral de comedia, cine del pueblo y secadero de tabaco de todo el Sur de la Isla, entre otras cosas.