Buscar
viernes, 21 de junio de 2024 00:00h.

El Ayuntamiento se mantiene firme en la defensa de los niños y niñas del campo de La Palmera

El gobierno municipal de Granadilla de Abona se mantiene firme en la decisión adoptada la semana pasada de denegar la ejecución de las obras contenidas en el proyecto presentado por la UD Granadilla Tenerife femenino para el campo de fútbol de la Palmera, en San Isidro, y cuyos trabajos, según consta en el registro de entrada, tienen un periodo de ejecución de obra de más de tres meses.

 

Campo de Fútbol La Palmera, san isidoro
El gobierno municipal reitera que su obligación es garantizar la práctica deportiva y el interés general de la ciudadanía del municipio

En este sentido, el portavoz del grupo socialista, Óscar Delgado, le recuerda al portavoz de CC, José Domingo Regalado, “que ha tenido un año y medio para autorizar las obras sin perjudicar al resto de usuarios de la instalación pero no quiso asumir la responsabilidad de tomar decisiones.” En este sentido, afirma que el proyecto inicial, que contaba con el visto bueno del anterior gobierno, preveía la instalación de césped natural lo que significaba que el campo de La Palmera no podría ser utilizado por el resto de usuarios “a los que el Señor Regalado quería expulsar a un campo anexo para el que ni había proyecto ni dinero”, y que fue la presión social del pueblo de San Isidro quien les obligó a modificar el proyecto presentado ante el Consejo Superior de Deportes.

Por su parte, la alcaldesa de Granadilla de Abona, Jennifer Miranda, expresa que tanto en la oposición y ahora desde la Alcaldía, siempre ha sido “clara” y “contundente” sobre este asunto y apunta que “si se llegaba a producirse la situación en que tuviera que elegir entre la practica deportiva de los casi quinientos niños y niñas usuarias del campo y la inhabilitación del campo para las obras de la UDG, siempre iba a garantizar la práctica deportiva de los primeros”. Además, añade la regidora que la decisión de no autorizar las obras se basa en los informes técnicos municipales, que establecen que la cesión del campo por parte del Gobierno de Canarias al Ayuntamiento se justifica, exclusivamente, en el interés social y general de los ciudadanos del municipio, “interés que se ve perjudicado, sin lugar a dudas, por la solicitud extemporánea y en plena pretemporada de los clubes que allí conviven”. 

La alcaldesa afirma que lleva años reclamando una instalación propia para la UD Granadilla femenino, y ahora, como máxima mandataria del municipio, su obligación “es defender los intereses de todos los usuarios del campo, especialmente de los menores que quieren practicar deporte” y que “la falta de diligencia del anterior gobierno ha tenido como consecuencia que las obras de mejora del campo suponga dejar sin alternativas a cientos de niños y niñas del municipio, algo que el anterior alcalde estuvo dispuesto a hacer, pero yo no”.

En la actualidad, el campo de La Palmera es utilizado por el C. D. Raqui San Isidro, que acoge a más de cuatrocientos niños y niñas en sus diferentes categorías, así como al C.D. ESMUGRAN y a la propia UD Granadilla Tenerife femenino. Son más de quinientos los usuarios que ya están usando este campo.