Buscar
20:30h. viernes, 23 de julio de 2021

“El desarrollo del Plan Parcial del Sector Noroeste es clave para la transformación de San Isidro en ciudad”

El desarrollo del Plan Parcial del Sector Noroeste de San Isidro, ubicado entre la zona cercana al campo de fútbol de la Palmera y el cruce de El Saltadero, es una de las grandes asignaturas pendientes en materia urbanística del municipio granadillero.

San isidro 2_Fotor
El PSOE lleva a pleno la aprobación definitiva de este plan parcial, que desbloqueará una gran bolsa de suelo público para el desarrollo de la nueva ciudad deportiva y permitirá hacer la circunvalación para desarrollar zonas peatonales y verdes en el centro del núcleo sureño

Así lo afirma la portavoz del PSOE de Granadilla, Jennifer Miranda, quien llevará al pleno municipal no sólo la aprobación definitiva del plan sino, también, la del proyecto de reparcelación y urbanización de la zona.

Jennifer Miranda, PSOE Granadilla _Fotor

En palabras de Miranda, “el desbloqueo urbanístico de esta zona de expansión de San Isidro es clave para la conversión del núcleo de San Isidro en ciudad, dado que su aprobación abre la puerta a la creación de un verdadero cinturón de circulación, que descongestionará el centro del núcleo y permitirá crear zonas comerciales más atractivas y abiertas, así como más propicias para el paseo a través de la peatonalización parcial de determinadas zonas”. 

Así mismo, el desbloqueo definitivo de este sector permitirá liberar y ejecutar a través de la obra pública el suelo con calificación de dotacional ubicado en la zona cercana al Campo de Fútbol de la Palmera, abriendo la puerta a la puesta en marcha del proyecto conocido y defendido por el Grupo Municipal Socialista como “Ciudad Deportiva de San Isidro”, como espacio multidisciplinar para la práctica de deporte.

Según la portavoz socialista, “este cinturón circulatorio, que avanza en el cierre de la circunvalación de San Isidro, permitirá que los ciudadanos no tengan que hacer uso de sus vías centrales como arterias de paso hacia otros núcleos o hacia la TF-1 y abrirá la puerta a la planificación de zonas verdes en el corazón de esta nueva ciudad, integradas con la zonas residenciales y comerciales.”

Concluye Miranda afirmando que “es hora de mirar a San Isidro con otros ojos, abriendo la puerta al desarrollo urbanístico respetuoso con el territorio y amable con los residentes, capaz de transformar este núcleo en un lugar donde no solo se presten los servicios públicos obligatorios sino que, además, ofrezca a los ciudadanos todo aquello que ofrecen las verdaderas ciudades: espacios públicos de calidad, zonas peatonales y verdes por las que transitar el ocio como eje vertebrador de la convivencia ciudadana.”