Buscar
jueves, 18 de agosto de 2022 15:58h.

‘In Nomine Dei’ sobre la Semana Santa en Granadilla de Abona se clausura con récord de visitantes

La Iglesia del Convento Franciscano San Luis Obispo de Granadilla de Abona acogió ayer domingo, 17 de abril, la clausura de la exposición de patrimonio religioso titulada ‘In Nomine Dei’, dedicada a la memoria y exaltación de la Semana Santa en el casco histórico del municipio.

Clausura Concierto Banda Sociedad Cultural José Reyes Martín
La Banda de Música Sociedad Cultural José Reyes Martín y la coral ‘Canticorum Iubilo’ ofrecieron ayer un concierto de música sacra

El broche de oro a esta iniciativa fue un concierto que contó con la presencia del alcalde, José Domingo Regalado; la concejala de Cultura, Eudita Mendoza, y demás miembros de la corporación y numeroso público.

La actuación musical corrió a cargo de la Banda de Música de la Sociedad Cultural José Reyes Martín y la coral Canticorum Iubilo, del municipio de Tegueste, que ofrecieron un concierto de música sacra de forma conjunta y al que asistieron alrededor de 200 personas, entre asistentes y participantes.

En cuanto a la exposición, alrededor de 1.500 personas visitaron esta iniciativa, que estuvo dividida en dos espacios: la iglesia del Convento Franciscano San Luis Obispo, que acogió las imágenes que salen en procesión en el municipio durante este festivo católico, y el Museo de Historia, que albergó una selección de fotografías históricas de la semana grande del cristianismo en la Villa Histórica de Granadilla y perteneciente a colecciones privadas del ya fallecido Antonio Rivero Perdomo, así como de los vecinos que donaron imágenes comprendidas entre 1955 y finales de la década de los setenta. En el mismo lugar se sumaron también diferentes ornamentos religiosos de culto.

El alcalde, José Domingo Regalado, agradeció la colaboración de los vecinos, no solo en esta exposición con la cesión de fotografías, sino también con la organización de todos los actos de esta Semana Santa, la primera pospandemia, y que al mismo tiempo sirvió para mostrar el patrimonio religioso con que cuenta el municipio y que se conserva en la iglesia de San Antonio de Padua, con más de 400 años de vida.