Buscar
viernes, 21 de junio de 2024 14:14h.

El ITER y el CENER finalizan el proyecto Aisovol2 sobre módulos fotovoltaicos

El Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER), entidad dependiente del Cabildo de Tenerife, y el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER), han finalizado el proyecto Aisovol2, una iniciativa cuyo objetivo es introducir alternativas en el diseño de los módulos fotovoltaicos para conseguir un módulo adaptable y polivalente que permita un uso más intensivo y multifuncional de esta tecnología en las edificaciones. 

ITER-Aisovol2-Laminadora(1)
El objetivo es conseguir módulos polivalentes más ligeros y adaptables que permitan un uso más intensivo y multifuncional en las edificaciones

El ITER y el CENER han trabajado conjuntamente en este proyecto, que ha contado con la cofinanciación del Ministerio de Ciencia e Innovación en el marco de la convocatoria Retos Colaboración 2019 del Programa Estatal de I+D+i Orientada a los Retos de la Sociedad.

El consejero de Innovación, Investigación y Desarrollo, Juan José Martínez, explica que “el proyecto Aisovol2 alcanza el final de su periodo de ejecución tras conseguir prometedores resultados en el desarrollo de un módulo fotovoltaico ligero y versátil. Han sido tres años de investigación de alternativas en el diseño de módulos fotovoltaicos basados en silicio cristalino con el objetivo de conseguir un módulo ligero, adaptable y polivalente que permita un uso más intensivo y multifuncional de esta tecnología en diferentes aplicaciones”.

De esta forma, se busca introducir en el mercado un nuevo concepto de módulo fotovoltaico que por su peso y novedoso diseño permita la integración arquitectónica de la energía solar fotovoltaica, tanto en aplicaciones urbanas, -como pérgolas, marquesinas o fachadas-, como para aplicaciones rurales en invernaderos o estructuras agrícolas donde las limitaciones en el paso de luz y la capacidad de carga suponen un freno en la instalación de esta tecnología.

Entre los resultados obtenidos del proyecto Asivol2 destaca el desarrollo satisfactorio de prototipos con un peso hasta 70% menor que los módulos fotovoltaicos tradicionales, y que han superado los ensayos de calidad establecidos a nivel estructural. Estos nuevos diseños incorporan ETFE, láminas poliméricas de panal de abeja y materiales compuestos de fibra de vidrio trabajando en distintas capas del módulo fotovoltaico. 

Las principales modificaciones introducidas frente a los diseños convencionales se basan en la eliminación del vidrio frontal y el marco metálico. Para la selección de los materiales alternativos que los sustituyan, se ha incluido entre los factores a considerar la compatibilidad de los mismos con un proceso de laminación convencional, de forma que la fabricación de estos modelos pueda integrarse fácilmente en las líneas de fabricación industrial existentes. 

Además, para la evaluación del comportamiento de los módulos fotovoltaicos durante su funcionamiento diario, el ITER ha desarrollado un sistema de monitorización y registro que ha permitido recoger información en tiempo real sobre el rendimiento del panel en condiciones de trabajo de campo, donde los cambios en irradiancia y temperatura afectan a la producción establecida bajo los estándares de medida. Esta monitorización permite detectar defectos de funcionamiento y diversos problemas en los elementos del panel, como una resistencia interna en exceso o un grupo de células defectuosas.

Las principales conclusiones extraídas a lo largo del proyecto han sido presentadas en conferencias de reconocido prestigio, como la 8th World Conference on Photovoltaic Energy Conversion (WCPEC8) a través de la publicación de un artículo científico y un póster.