Buscar
15:02h. martes, 28 de septiembre de 2021

FEPECO denuncia que la falta de iluminación suficiente en la TF-61 (Carretera Güímar-El Puertito) crea máxima peligrosidad para peatones y conductores

Oscar Izquierdo presidente de FEPECO pone de manifiesto “un caso concreto de peligrosidad extrema, que es la situación que se vive diariamente a primera hora de la mañana, antes de amanecer y por la noche a la vuelta del trabajo principalmente, por falta de luminosidad suficiente en la parada de guaguas, paso de cebra y aparcamientos, que hay en la TF-61, que es la carretera de Güímar a El Puertito, en la zona entre la gasolinera y el trayecto cercano a la autopista del sur.

TF-61 Puertito Güímar 667_Fotor
La parada de guaguas, el paso de cebra y aparcamientos cercanos a la autopista del sur es un punto negro de máximo riesgo, por no contar con la iluminación pertinente

Muchos ciudadanos que tienen que trasladarse a primera hora o venir de sus trabajos al final del día, tienen que estar o transitar por la citada zona. Al no haber la visibilidad que se requiere, por falta de un punto de luz potente y suficiente, los peatones tienen que hacer uso de la luz de su teléfono o linternas, para cruzar la carretera o cuando están esperando la guagua, porque la oscuridad es casi absoluta.

Aunque el ayuntamiento, hace tres días, ha colocado una luminaria solar, que a todas luces no soluciona el problema, porque no tiene la potencia suficiente para procurar la visibilidad que se requiere, exige que el Cabildo de Tenerife tome cartas en el asunto actuando con la velocidad oportuna, para generar tranquilidad a los peatones, transeúntes y conductores.  Además, hay que sumar la inseguridad personal que genera.  No se puede esperar que haya un accidente o una desgracia, para después solucionar un problema que viene de lejos.

La prevención es la mejor medida y más efectiva para evitar cualquier tipo de accidente. La administración tiene que actuar con rapidez, poniendo todos los medios necesarios para remediar esta anomalía, que si se mantiene puede tener consecuencias catastróficas en cualquier momento”

Advierte Oscar Izquierdo “que el mal estado de las carreteras es uno de los muchos factores que inciden en la reiteración de accidentes de tráfico y en muchos casos, en su nivel de gravedad. Los presupuestos destinados a su conservación tienen que mantenerse, porque de otra manera se agravará la ya precaria situación actual. Reducir la siniestralidad en nuestras carreteras es una obligación de la administración que no puede obviarLa falta de mantenimiento y el mal estado generalizado, que sufrimos actualmente, hay que solucionarlo con más inversión, mejorando el asfaltado de las vías, la señalización vertical y horizontal, el trazado, intersecciones, rotondasrepintar las marcas viales y la iluminación, entre otros.

El riesgo es elevado no sólo en autopistas o autovías, sino también, en carreteras secundarias, porque hay que dar solución a los puntos negros de nuestra red viaria, es decir, aquellos tramos con elevado tráfico y mayor accidentalidad. Específicamente tenemos en nuestra isla una precariedad absoluta en la    iluminación vial,  que brinda seguridad para atajar muchos accidentes de tráfico, siendo un método de seguridad efectivo para todos, conductores, transeúntes o peatones  ya que aumenta la confianza para  transitar por carreteras debidamente iluminadas, generando mayor  confianza”.