Buscar
lunes, 03 de octubre de 2022 00:00h.

FEPECO pide máxima celeridad para la Planta de Almacenamiento de Energía en Güímar, Tenerife

Oscar Izquierdo presidente de la patronal de los constructores, destaca una vez más, el pragmatismo que se ha impuesto en Europa. En Estrasburgo, se ha decidido dar la consideración de renovables, a la energía nuclear y al gas natural, como apoyo durante de transición hacia las que realmente lo son. El objetivo es acelerar la descarbonización con el apoyo de fuentes que generan menores emisiones.

OSCAR IZQUIERDO, PRESIDENTE DE FEPECO (3)
Es imprescindible para la penetración de las energías renovables y escandaloso el retraso que lleva el proyecto. No hay interés alguno por sacarlo adelante en Tenerife, cuando está en juego la seguridad energética de la isla

Esto es lo que desde Fepeco venimos repitiendo desde hace años, frente al infantilismo ecologista de los actuales responsables de esta materia en Canarias. El Gobierno del Estado ya ha dado pasos en este sentido en Canarias, al abrir las puertas a la introducción del gas natural, igual que la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, que ha dado cabida a iniciativas de las empresas Totisa y Sampol para la utilización del gas natural. Sólo la Consejería de Transición Ecológica y más cosas, hace oídos sordos y sigue en su mundo paralelo al real, totalmente utópico, con la tramitación de una Ley de Cambio Climático y de un Plan de Transición Energética, que nada tiene que ver con la realidad canaria y que paralizará el crecimiento económico y el desarrollo social, al frenar cualquier proyecto que se quiera ejecutar, con la más nimia disculpa y espantar las inversiones productivas, hacia Marruecos o al territorio peninsular, como ya está sucediendo.  

El ansiado deseo de incrementar la implantación de energías renovables es una pasión inútil, si no va acompañada de los sistemas de almacenamiento. El operador, Red Eléctrica de España (REE), debe velar por la estabilidad de los sistemas eléctricos insulares y éstos soportan, de acuerdo con los procedimientos de operación, una cantidad de energías renovables determinadas, que no pongan en peligro dicha estabilidad. Por lo tanto, incrementar los parques eólicos y fotovoltaicos, no implica mayor penetración de renovables en el sistema, porque la red tiene que mantenerse con un equilibrio exquisito. 

Ante esta realidad, no hemos visto, ni oído a ningún representante de la Consejería correspondiente de la materia, manifestarse, ni opinar por los sistemas de almacenamiento. Mientras el reversible de almacenamiento de Chira-Soria, camina muy favorablemente en Gran Canaria, de lo que cual nos alegramos sinceramente, en Tenerife, con las mismas necesidades acuciantes, hay un profundo silencio oficial, poca operatividad y una total opacidad, que está creando incertidumbre, desconfianza y malestar generalizado, entre los agentes sociales, económicos, técnicos, expertos y peritos competentes.

Una vez más, invitamos al Cabildo de Tenerife y a los Grupos Parlamentarios, a que adopten las iniciativas que consideren convenientes, para recabar del Gobierno de Canarias, la información de la situación actual de la instalación de bombeo en la isla de Tenerife, prevista para instalar en los barrancos de Güímar, según proponen los versados en la materia.