Buscar
domingo, 23 de junio de 2024 17:41h.

Güímar

Un vallado impedirá entrar y salir a los vecinos de sus viviendas en Las Bajas en el litoral de Güímar

Dicho y hecho. El Ayuntamiento de Güímar ha procedido al vallado del camino de Las Bajas, impidiendo con ello el acceso de la veintena de vecinos a sus viviendas, sujetas a un desalojo decretado hace tres años para unas obras de emergencia que iban a durar cuatro meses y que llevan paradas desde septiembre de 2021.

porytada valla
Vallado para impedir que los vecinos, que llevan tres años 'oficialmente' desalojados, vuelvan a sus casas.

Esas obras de emergencia, ante un supuesto riesgo de desprendimientos decretadas en marzo de 2021 por el entonces alcalde Airam Puerta, se presupuestaron en 342.000 euros y cuatro meses de ejecución, sin embargo poco tiempo después de iniciarse las mismas, cuando se había ejecutado el 75% del proyecto, según el propio Puerta, las obras se paralizaron porque la secretaria municipal denunció un sobrecoste de casi un millón de euros, por lo que el asunto se judicializó.

Antes del inicio de las obras, los vecinos que tenían allí su única vivienda fueron reubicados en pisos de alquiler -hasta siete familias- pero meses después la empresa constructora dejó de pagar esos alquileres, como se había comprometido con el consistorio, y los inquilinos fueron desahuciados, el segundo desalojo en menos de un año. 

Ante la falta de respuesta del Ayuntamiento, algunos vecinos, como Ana o Honorio se saltaron el precinto y regresaron a sus viviendas, hasta que hace unos días, a raíz de un temporal de mar de fondo, el Ayuntamiento decidió abrirle expedientes por saltarse el desalojo y contratar una pala para retirar los callaos, sin permiso de Costas ni del Ayuntamiento.

dentro valla
El Ayuntamiento de ha gastado 34.000 euros en vallas, mientras sigue sin asegurar la zona.

 

Desde el consistorio se advirtió de la ilegalidad de acceder a las viviendas, procediendo a un nuevo vallado, este no para cerrar el camino, sino para impedir el acceso a las viviendas, con un coste de 34.000 euros, a la vez que anunciaba ayudas de 6.600 euros anuales para alquiler para aquellos que estén desalojados y no tengan recursos para alquilar una vivienda.

A este sentido, una nueva vecina de Las Bajas, Carina, exconcejala del PP en Candelaria hasta que su defensa de Cho Vito le enfrentó con la cúpula de los Populares tinerfeños, ha manifestado que "el Ayuntamiento de Güímar solo tiene afán de recaudar con sanciones, tratando de lavarse las manos con esas ayudas al alquiler que no le llegan a sus vecinos o lo han hecho  fuera de plazo", insistiendo en la falta de defensa municipal ante los expedientes abiertos por Costas, sufriendo solo "amenazas e insultos", además de recordar que "se nos ha negado cualquier información de las obras que están realizando con el vallado y demás, sin que se conozca el expediente".

Hay vecinas, por ejemplo, que tienen embargos de hasta 25.000 euros por impago de alquileres, que supuestamente estaban comprometidos por el Ayuntamiento a través de la empresa constructora.