Buscar
03:12h. jueves, 05 de agosto de 2021

CSIF expresa su valoración sobre la convalidación del Real Decreto - Ley sobre la temporalidad

El presidente del CSIF en Canarias, César Martínez Araque, ha hecho extensiva la valoración realizada por el sindicato a nivel Nacional, sobre la convalidación por parte del Congreso de los Diputados, del Real Decreto – Ley 14/2021, aprobado el pasado 6 de julio, de medidas urgentes para la reducción de la temporalidad en el empleo público.

César Martínez: El sindicato insta a los grupos parlamentarios que garanticen en el proyecto de Ley la necesaria seguridad jurídica para que los procesos no sean tumbados por los tribunales

A partir de ahora, serán los grupos parlamentarios del Congreso los que deberán garantizar la seguridad jurídica de los procedimientos selectivos durante la tramitación de la norma como proyecto de Ley, así como, CSIF les insta a que estos trámites se realicen acortando al máximo los plazos para que se comiencen a aplicar los mismos conforme a los plazos que se contemplan en el acuerdo firmado con los sindicatos.

En este sentido, el presidente autonómico, manifiesta que el texto que finalmente salga del Congreso debe ir en consonancia con nuestro marco legislativo, la directiva europea y la reiterada jurisprudencia sobre el acceso al empleo público, con el fin de limitar de manera efectiva la contratación temporal y establecer medidas disuasorias para sancionar una práctica que ha realizado abusivamente gobiernos de uno y otro signo político en España.

Pero de igual manera, debemos dar una solución a miles de personas que llevan años encadenando contratos temporales por la mala planificación en materia de recursos humanos en las administraciones, favoreciendo la estabilización de sus plazas con seguridad jurídica, para que los procesos selectivos no puedan verse truncados en los tribunales. Por tanto, CSIF reclama a los grupos parlamentarios responsabilidad y sentido de Estado para que el futuro proyecto de Ley salga adelante con el máximo consenso posible y se respete el espíritu y la letra del acuerdo firmado con los sindicatos.