Buscar
miércoles, 08 de febrero de 2023 20:40h.

FEPECO pide coherencia a los Gobiernos Central y Autonómico en materia energética

El mes de diciembre ha dejado varios hechos que clarifican en gran manera el futuro de la generación eléctrica en Canarias y al mismo tiempo, que ponen en evidencia las contradicciones entre distintas instituciones que tienen competencias en la materia. Los dos gobiernos, estatal y autonómico, son del mismo partido, PSOE y por eso, cada cual plantea una solución diferente. Quien lo pueda entender que lo explique.

 

AV Torres y Pedro Sánchez1_Fotor
FEPECO recalca que el Gobierno de Pedro Sánchez, desautoriza a la Consejería de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, apostando por la introducción del gas natural en las islas

El 13 de diciembre pasado, el Parlamento Autonómico aprobó la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, una Ley controvertida y carente del amplio consenso que debería haber concitado, por su importancia estratégica para el futuro de Canarias, pero nunca se buscó, ni hubo intención de conseguirlo, sino que se apostó por imponerla a las bravas. El futuro dictará sentencia sobre su buen proceder o nefasto efecto para el desarrollo sostenible de nuestra tierra. El art. 45 de esta Ley “Reducción de la generación eléctrica con combustibles de origen fósil”, condiciona la utilización de combustibles fósiles a la “garantía del suministro”. El Plan que desarrolla la citada Normativa plantea que la cobertura de la demanda debe ser cubierta prioritariamente con energía renovable gestionable (bombeos, geotermia e hidrógeno) de éstas solo Chira-Soria podrá ser una realidad en la próxima década. No obstante, lo anterior, la Consejería de Transición Ecológica, niega de forma reiterada la instalación de plantas de regasificación de gas natural, para atender la demanda en el periodo transitorio.

El día 21 de diciembre Carlos González, presidente de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, detalló los múltiples proyectos en marcha en el Puerto de Granadilla, entre ellos destacó el de Sampol Ingeniería y Obras S.A., consistente en una central eléctrica de gas natural e hidrógeno de 120 Mw. (ocho motores de 11,5 Mw. y cuatro de 7,5 Mw.) y el de Endesa que pretende atracar en el dique de abrigo una FSRU unidad flotante de almacenamiento y regasificación, con vistas a suministrar gas natural a los grupos de su central. Si a lo anterior sumamos la central de gas natural de Totisa en el Puerto de Santa Cruz de aproximadamente 80 Mw., anunciada por el presidente de la Autoridad Portuaria en el verano pasado, no cabe la duda de que este planteamiento difiere del que tiene el Gobierno de Canarias.

Con fecha 30 de diciembre el BOE publica una orden del Ministerio para la Transición Ecológica y El Reto Demográfico, donde entre otras cosas, se autorizan nuevos combustibles para la generación eléctrica en Canarias (Art. 3, 4 y 5) en concreto entre ellos gas natural, GLP (propano) dándoles el sistema de retribución adicional. Esta Orden confirma la apuesta del Gobierno del Estado por el gas natural, cuyo primer paso fue eximir a las plantas de regasificación de GNL (gas natural Licuado) de la autorización previa en la disposición adicional cuarta del Decreto de medidas por la guerra en Ucrania. Es de resaltar como además del gas natural, se propone para una mayor diversificación de combustibles en la etapa de transición, los GLP, gases licuados del petróleo, para la generación en Canarias.

En resumen, el Gobierno del Estado plantea que, “en la medida en la que la generación de energía convencional seguirá siendo necesaria para poder asegurar la cobertura de la demanda, resulta adecuado reducir la dependencia del petróleo en las islas y emplear combustibles con menores niveles de emisiones que los actualmente utilizados en la generación de energía eléctrica. De esta forma, se mejora tanto la diversificación del mix energético, como los niveles de emisiones contaminantes”. Esto exactamente es lo que, de forma reiterada, venimos manteniendo y defendiendo a ultranza desde FEPECO, igual que el Gobierno de España y que también de forma machacona, ha estado ignorando el Gobierno de Canarias caprichosamente, en contra de las recomendaciones de los más destacados profesionales del tema, tanto en Canarias, como en la Península.

Es cierto que la Ley de Cambio Climático, recientemente aprobada, condiciona la utilización de combustibles fósiles a la seguridad del suministro, con la idea de seguir utilizando fueloil, gasoil y diésel en el periodo transitorio, es decir en las próximas décadas, lo contrario a la defensa del medio ambiente.  Lo que ahora hace el Ministerio y que desde FEPECO compartimos, es autorizar a otros combustibles que mejorarán el medio ambiente en la medida que los nuevos combustibles (hidrógeno, biocombustibles y las tecnologías renovables gestionables) puedan ser utilizadas con garantías.