Buscar
16:33h. sábado, 08 de mayo de 2021

NC de Tenerife urge al Cabildo que elabore un plan para el censo y la retirada del amianto en edificios públicos y privados

Nueva Canarias (NC) en Tenerife instó hoy al Cabildo a realizar un inventario y un plan para la retirada del amianto en edificios públicos, colegios e institutos y en las construcciones de carácter privado.

Nueva Canarias Tenerife_Fotor
NC de Tenerife urge al Cabildo que elabore un plan para el censo y la retirada del amianto

El coordinador insular de los nacionalistas progresistas, Valentín Correa, propuso que se realice en coordinación con los ayuntamientos de la isla al mismo tiempo que denunció un “retraso de décadas” en su elaboración.

Desde 2001, según el dirigente tinerfeño de NC, está prohibida la comercialización y el uso del amianto o productos que contengan esta sustancia en todo el Estado. En los estados de la Unión Europea (UE), añadió, en 2005 cuando se acreditó su asociación directa entre otras patologías, al mesotelioma, la asbestosis y el cáncer de pulmón, enfermedades directamente asociadas a la inhalación de sus fibras produciendo este tipo de cáncer mortal. El registro del amianto instalado es un paso “imprescindible para su correcta eliminación”, avisó Valentín Correa. 

Por estos motivos, NC instó al Cabildo de Tenerife a la eliminación total de todo material que contenga amianto, por su “alta peligrosidad y las graves consecuencias” para la salud humana y la sociedad, en general, y muy directamente, para las personas que están o han estado expuestos a productos con amianto. 

También “debemos evitar” que, con la eliminación ilegal de estos residuos, acaben depositados en los barrancos, con el consiguiente peligro para el medio ambiente, denunció Correa. 

En Canarias, añadió el dirigente nacionalista, se estima que causa, entre 50 y 100 muertes, cada año. En las próximas décadas, hasta el 2030-2040, se prevén 40.000 fallecimientos en toda España. El coordinador de NC de Tenerife advirtió de que muchas de las personas expuestas desconocen la situación o no tienen documentada la exposición y no suelen ser capaces de poder fundamentar la causalidad de las exposiciones profesionales, debido a los prolongadísimos periodos de latencia que pueden suponer años.