');
Buscar
lunes, 22 de abril de 2024 13:47h.

Órdenes de dirección señor Pomares

Alguien dijo que el humor es lo más serio que hay. Nuestra televisión autonómica canaria rindió ayer un inolvidable tributo a Groucho Marx en el programa Conecta Canarias, cuando la presentadora cortó al veterano periodista Paco Pomares indicándole que se ciñese al tema del que hablaban.

Censura TVAC _0637(1)
¿Órdenes de quién ?

Pomares insistió en que la primicia de la cadena Ser que anunciaba venía totalmente al caso, y ahí fue cuando la conductora del programa lo atajó con un contundente “órdenes de dirección”. Pomares se quedo sorprendido y en un acto reflejo propio de quien se siente ninguneado preguntó con vehemencia: “órdenes de quién”.

El programa continuó con la intervención de otro tertuliano y Pomares se quedo callado, quizás intentado digerir y calibrar lo que había ocurrido, sin querer generar más polémica. Lo de menos es el contenido de la noticia que destapaba en exclusiva, que no era otra cosa que la implicación de empresarios y ex políticos en la trama de la compra de mascarillas, un lucrativo negocio para los listillos que se aprovecharon de la desesperación en tiempos de pandemia, como suele suceder en situaciones de guerra o similares y es que todas las crisis arrastran perdedores y ganadores de la miseria humana.

Lo más cómico de lo sucedido ayer en la tele que pagamos los canarios debió ocurrir en el interior del pinganillo de la moderadora. Esas voces que oyó en su cerebro y su inmediata reacción, una situación habitual en los medios de comunicación que están sujetos a líneas editoriales y a poder hablar ahora, después o nunca de según que personas o asuntos.

Lo más gracioso es la ola de indignación que recorre las redes y el apoyo incondicional a Pomares, protagonista espontáneo sin quererlo de la crispación y el periodismo de trincheras que inunda la actualidad líquida.

Como diría Groucho al entrar en la TVCA, “aquí se censura, señores”.