Buscar
martes, 16 de agosto de 2022 14:36h.

Clavijo: “Las islas afectadas por las crisis migratoria deben reclamar a Europa una política común"

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, aseguró hoy, en la isla griega de Samos, que "la aparición de nuevos cadáveres en el mar Egeo -más de 300 desaparecidos en la isla de Creta- ratifica la necesidad de que exista una política permanente de la Unión Europea en las islas más afectadas por la actual crisis migratoria para evitar nuevos naufragios, garantizar la seguridad y apoyar con más recursos a los municipios y a las organizaciones no gubernamentales".

 

El Presidente D. Fernando Clavijo Batlle visita el cementerio de Vathy la ciudad portuaria donde llegan la mayor parte de los refugiados de Samos a 4 de Junio de 2016. (Foto: Arturo Rodriguez/Presidencia GobCan)


Esta fotografía oficial del Gobierno de Canarias es solamente para uso editorial por medios de comunicación. La fotografía no puede ser manipulada de ninguna manera y no se puede utilizar en materiales comerciales y/o políticos, publicidad, correos electrónicos, productos, promociones que de alguna manera pueda sugerir la aprobación o respaldo del Presidente, o el Gobierno de Canarias.
El Presidente D. Fernando Clavijo Batlle visita el cementerio de Vathy la ciudad portuaria donde llegan la mayor parte de los refugiados de Samos a 4 de Junio de 2016. (Foto: Arturo Rodriguez/Presidencia GobCan)

"La celebración de la conferencia internacional convocada por la Unión Central  de Municipios de Grecia (KEDE) puede ser el punto de partida para que las islas europeas, los territorios más frágiles en los procesos migratorios, presionen conjuntamente a Bruselas para que asuma que no se trata de un fenómeno coyuntural sino una realidad con la que tendremos que aprender a convivir", indicó Clavijo.
 
En la visita al puerto de Vathi, que durante muchas semanas sirvió como centro improvisado de acogida de los emigrantes, el presidente del Gobierno de Canarias apuntó que “los movimientos migratorios hasta las puertas de Europa no son intermitentes y, pese a ello, los países de la UE solo reaccionan –o nos hacen entender que les preocupa- cuando las tragedias pueblan de cadáveres las playas de las islas griegas, de Lampedusa, la costa de Tarajal o, no hace muchos años, las aguas de Canarias en aquella fatídica crisis de los cayucos que convirtió nuestra franja marítima en un auténtico cementerio”.
 
“Es más que evidente”, añadió, “que no existe una única solución para afrontar un problema tan sumamente complejo. Como también es evidente que nos seguiremos alejando de una respuesta más eficaz mientras sigamos rehuyendo un debate que debe ser afrontado como un asunto comunitario de carácter prioritario. La respuesta no puede ser únicamente el blindaje de nuestras fronteras. Es un parche insuficiente que nunca podrá atajar el flujo de personas dispuestas a morir en su huida desesperada hacia un mundo que le ofrezca una vida digna”.
 
Clavijo cree que “además de aumentar los medios materiales y humanos en las zonas fronterizas, con el apoyo de la UE,  la respuesta más eficaz a medio y largo plazo es la cooperación internacional, la lucha contra las mafias organizadas que se lucran con el tráfico de personas, garantizar el estricto cumplimiento del derecho de asilo, velar por el respeto de las normas que dicta la Comisión Europea de Derechos Humanos y, además, regular los Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes ”.
 
Tumbas anónimas en el cementerio de Vathy
 
El presidente acudió también al cementerio de Vathy para visitar las tumbas en las que descansan los emigrantes que fallecieron en su travesía hacia Samos y que no pudieron ser identificados.  
 
“Muchas de las personas que han perdido su vida”, destacó Clavijo, “eran jóvenes que buscaban una nueva oportunidad en Europa tras huir desesperadamente de sus propias casas. Su muerte en nuestras costas es la constatación de un fracaso en la gestión de la crisis humanitaria más importante desde la Segunda Guerra Mundial”.
 
“Existen miles de kilómetros entre Canarias y las islas griegas, pero existe una condición geográfica que nos une.  Somos islas. Compartimos la inquietud de que el mar que nos separa del continente nos aleje de la solidaridad de Europa debe tener siempre con sus territorios más alejados. Exigimos un solo gesto: la solidaridad de quienes no han sabido gestionar con decencia y humanidad una crisis humanitaria con rostro de niño”, concluyó Clavijo.