Buscar
03:25h. lunes, 06 de diciembre de 2021

Loro Parque Fundación financia un proyecto para la fotoidentificación de angelotes

Loro Parque Fundación colabora desde este año en la conservación del angelote, una de las especies de tiburón más amenazadas del planeta y cuya reproducción se restringe solamente a Canarias.

 

angelote1
angelote

La Fundación sella así su compromiso con la financiación del proyecto ‘Angel Shark ID’, un plan llevado a cabo por la Organización ElasmoCan que propone el novedoso uso de la fotoidentificación en angelotes, y por ende, en tiburones, como una herramienta de conservación. La necesidad de hacer censos de población en especies amenazadas obliga en muchas ocasiones a colocar marcas artificiales en ejemplares para poder reconocerlos en registros posteriores. 

Ante esta situación, y puesto que las marcas son un método invasivo y pueden causar graves problemas en algunas especies, se está a la búsqueda de alternativas menos invasivas. Por ello, la identificación de ejemplares mediante marcas naturales es una de las variables que se ha perfeccionado de manera muy especial en los cetáceos. Desde el año 2006 ElasmoCan ha desarrollado un protocolo del uso de las marcas naturales de los angelotes para evitar el empleo de marcas artificiales.

Tras los seis primeros meses de trabajo se han llevado a cabo 20 censos visuales en diferentes lugares de la isla de Gran Canaria, en los que se ha registrado la presencia de angelotes, además de datos sobre su tamaño y sexo; se han tomado fotografías de sus marcas naturales. El resultado obtenido ha sido la observación de 52 ejemplares, la mayor parte de ellos adultos, además de caracterizar individualmente a más del 90% por sus marcas naturales. 

Algunos de los ejemplares reconocidos habían sido vistos en años anteriores por el equipo de investigación, lo que supone un claro indicador de que la técnica se puede aplicar en esta especie. La realización de censos y la identificación de individuos en los próximos años permitirán realizar una estimación de la población y de su evolución en el tiempo. Esta es la información básica necesaria para determinar las acciones de conservación de la especie que deben tomarse en el futuro. 

El Archipiélago se ha convertido en el último bastión para el tiburón ángel, una especie que ha saltado a la palestra informativa tras el desafortunado incidente de la muerte de este animal a manos de un jugador de fútbol en Las Teresitas.