Buscar
16:16h. viernes, 24 de septiembre de 2021

CSIF llama a la huelga a la totalidad de empleados del Ayuntamiento de San Miguel de Abona

El Sindicato CSIF ha convocado preaviso de huelga para todos los empleados públicos, personal laboral, en la totalidad de los centros de trabajo adscritos al Ayuntamiento de San Miguel de Abona, que en principio durará desde julio hasta final de agosto, sin descartarse que la situación prosiga mucho más allá del período estival.

AYUNTAMIENTO SAN MIGUEL
La convocatoria realizada en solitario por el sindicato mayoritario, tendrá lugar a partir del día 5 de julio de 2021

La razón de tal preaviso de huelga, que tendrá con total seguridad unas consecuencias nefastas para los vecinos de San Miguel que acudan al Ayuntamiento del sur de la isla de Tenerife, es según palabras del propio sindicato, “la falta de respeto constante por parte del Ayuntamiento hacia los derechos de todos los empleados, rompiendo con cualquier presunción de buena voluntad negociar,  y sin que exista un atisbo real de solventar problemas de urgente solución para todos los empleados”.

Los motivos que alude el sindicato CSIF para haber llegado a este punto son de distinta índole: igualdad retributiva entre personal funcionario y personal laboral (a mismo trabajo igual remuneración); avance en las prestaciones sociales del personal laboral; el reconocimiento de lo estipulado en la Ley de Presupuestos Generales de la CCAA de Canarias de 2018 sobre la recuperación en casos de incapacidad temporal; derecho a disfrutar de una bolsa de vacaciones; y cumplimiento de un Plan Empleo prometido durante años en favor de todo el personal laboral del Ayuntamiento.

Desde el sindicato CSIF, antes de tomarse tal decisión se convocó asamblea de empleados para decidir tal medida, sin que ninguno de los empleados que asistieron a la misma votara en contra de lo que se entiende “es una falacia, pantomima o engañabobos del Ayuntamiento sobre nuestros derechos. Así mismo añaden que, “sí es verdad que el Ayuntamiento lleva años prometiendo que se va a solucionar nuestros problemas como empleados, pero no se ha cumplido con nada de lo prometido, mucho más allá de falsas promesas y el inicio de negociaciones en la que se demuestra que no existe intención real de la administración en llevar a cabo las reivindicaciones de todos nosotros”.