Buscar
lunes, 03 de octubre de 2022 00:00h.

El PP constata en el Cabildo que el Ayuntamiento de San Miguel atentó contra el patrimonio cultural del municipio

El Partido Popular pedirá responsabilidades políticas por instalar una marquesina de madera en el edificio de la biblioteca municipal y no restaurar el lugar tras su retirada, que vino motivada por una denuncia de los Populares.

Biblioteca San Miguel
Los Populares en el Cabildo y en el propio consistorio reclaman que el gobierno local restaure de inmediato los daños que causó con la colocación de una marquesina en el edificio que alberga la biblioteca municipal

El Partido Popular en el Cabildo de Tenerife ha podido constatar, a través de una consulta al área de Patrimonio de la institución insular, que el Ayuntamiento de San Miguel atentó contra el patrimonio cultural del municipio, tal y como denunciaron Valentín González Évora y María José Tacoronte (consejero en el Cabildo y portavoz municipal del PP, respectivamente) en fechas recientes, cuando advirtieron de que el consistorio había instalado una marquesina en el edificio que en la actualidad alberga la biblioteca municipal, sin tener en cuenta que se trata de un inmueble integrado en un Bien de Interés Cultural.

Tanto González Évora como Tacoronte adelantan que “el Partido Popular pedirá responsabilidades políticas ante una actuación que pone en peligro la integridad de un edificio cuyos orígenes se remontan al siglo XVII, y que fue declarado Bien de Interés Cultural en mayo de 2013”.

Los representantes del Partido Popular explican que “esta marquesina fue colocada, supuestamente de forma provisional por parte del Ayuntamiento, el pasado mes de mayo, y procedió a retirarla tres meses más tarde tras la denuncia que realizó nuestra formación política, dejando una serie de daños como los agujeros en suelo y paredes, producto de instalar la mencionada marquesina”.

Sobre esta cuestión, el consejero en el Cabildo Valentín González Évora calificó como “inaudito que el propio Ayuntamiento incumpla la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias, al mismo tiempo que elabora el Plan Especial de Patrimonio Histórico de San Miguel, una normativa de obligado cumplimiento para todo el mundo”, añadiendo que “incluso hay vecinos que han sido sancionados a instancias del Ayuntamiento por contravenir estas normas que, por otro lado, las incumple sin consecuencias”.

Por su parte, María José Tacoronte ha mostrado su indignación con este hecho, señalando que “menudo ejemplo el del Ayuntamiento”, que no solo se salta la normativa en un inmueble que forma parte de un Bien de Interés Cultural, sino que intentaron, a una pregunta de la portavoz municipal, desviar la atención y eludir su responsabilidad ante esta infracción.

En el perímetro de la plaza de la Iglesia de San Miguel se localizan una serie de edificaciones tradicionales, entre las que destaca la Biblioteca Municipal, que fue inaugurada en 1979, en un edificio de más de 200 años de antigüedad. Fue la primera sede del Ayuntamiento en los años posteriores a la segregación jurídica del municipio de Vilaflor de Chasna (1798), hasta el 31 de diciembre de 1944, momento en el que concluye el traslado del Ayuntamiento a El Pino.