Buscar
domingo, 16 de junio de 2024 20:34h.

El catedrático Arévalo, acosado por “minimizar” el cambio climático: “La masa forestal ha crecido un 20% en Canarias”

El catedrático de Ecología de la Universidad de La Laguna, José Ramón Arévalo, desveló hace unos días que “he recibido amenazas” tras haber participado en un debate en el popular podcast de Jordi Wild, ‘The Wild Proyect’, en donde fue definido de negacionista del cambio climático, algo que él niega, aunque admite que “el cambio existe, pero no soy tan drástico en asegurarlo”, dejando claro que “hoy en día parece un pecado discrepar, cuando las redes sociales se han convertido en un gran estercolero”.

José Ramón Arévalo
José Ramón Arévalo: “Las redes sociales son un estercolero; hasta promovieron una especie de tribunal para echarme de la ULL”, señala el profesor de Ecología tras intervenir en el popular podcast de Jordi Wild

El profesor denunció “la campaña de acoso que se me ha hecho en algunos medios de comunicación y sobre todo en las redes sociales, que ya sabemos cómo funcionan, como un auténtico estercolero. Desde el punto de vista personal a nadie le gusta que le estén insultando, incluso a la familia, llegando hasta ese nivel. Ni me gusta que se haga una especie de tribunal popular con una encuesta para saber si hay que echarme  de profesor o que dimita de catedrático, que es una acreditación nacional que recibe alguien después de un concurso.

Si yo sé lo que iba a pasar no hubiera ido al programa de Jordi Wild, igual estoy equivocado, lo que significa que es muy triste”, dejando claro que no es ningún negacionista, porque “reconozco el cambio climático y no conozco a nadie que diga que no hay cambio climático; reconozco el el impacto del ser humano en el cambio climático, pero desde luego no estoy de acuerdo con esas visiones catastróficas que nos llevan dando, cuando llevo treinta años trabajando en esto, desde que estaba en Estados Unidos, y no son pocas las fechas que se ha hablado de la desaparición de la nieve en Groenlandia o en el Ártico, de cuantos puntos de no retorno y creo que esta situación se mantiene desde 1968, cuando incluso desde los romanos ya se hablaba de la superpoblación y la escasez de recursos, con lo cual se ve que esta letanía nos persigue. Hay problemas medioambientales en el planeta que deben resolverse, pero igual no se plantean de la forma adecuada para resolverlos. Y a la gente hasta le molestó que hablara de todo ello de una forma distendida, cuando se ve que de estas materas hay que hablar de forma taciturna y seria, cuando el programa de Jordi Wild es un programa de variedades y no científico”.

Desvela el catedrático Arévalo que “el propio Jordi Wild tuvo presiones para que no se publicara el podcast y me resultó muy extraño. Es más, muchos rechazaron ir al programa, se ve que cogió al  más tonto de todos que fui yo y se la jugó en el programa”.

Si la ULL me dice que no puedo hablar de esto, no hablo, pero yo iba allí a título personal. Y agradezco que la Universidad, cuando le pidieron una respuesta, envió un comunicado que me parece perfecto, recordando que la ULL declaró la emergencia climática y está alineada con objetivos del desarrollo sostenible y no comenta opiniones de los profesores”.

Para él, más que el cambio climático, los mayores problemas a los que se enfrentan el planeta son “geopolíticos no relacionados con el clima”,  recordando que “con todos los problemas que hay se han reducido los incendios, las catástrofes y crece la esperanza de vida, incluso se superan las pandemias. No es muy popular esta opinión, incluso entre mis compañeros, pero si somos un 1% lo que pensamos así no se porque si somos tan pocos nos dan tanta importancia”

 

Crece la masa forestal

 

Sobre los motivos y las consecuencias de la masiva manifestación del pasado 20 de abril, Arévalo señala que “está claro que hay un cierto malestar en la isla, por el nivel de perturbación que supone al ciudadano por la superpoblación, el elevado precio de las viviendas y por las colas que estamos sufriendo a diario,y hasta el nivel de conservación, pero igual peco de inocente, pero me gustaría también remarcar que no hay una dicotomía tan dramática entre lo que es población y desarrollo económico con la conservación, y a ojos de inventarios forestales podemos decir que la superficie forestal ha aumentado en Canarias un 20% en un territorio con los mayores espacios protegidos de Europa, aunque es verdad que vamos a tener problemas con el agua, y hay que invertir en tecnología. Da la sensación de que no se está haciendo nada, se hace y mucho, pero a lo mejor  no en la en la línea de la respuesta que algunos pretenden, pero hay que balancear todas estas respuestas con el crecimiento económico y dar repuestas desde la política y las patronales para que propongan soluciones a una demanda que se plasmó en los miles de canarios que se manifestaron el sábado”.