Buscar
martes, 25 de junio de 2024 14:08h.

Descubren uno de los exoplanetas potencialmente habitables más cercanos a la Tierra, con participación del IAC

Una investigación internacional, que cuenta con una participación destacada del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), ha hallado un planeta de tamaño intermedio entre la Tierra y Venus orbitando una enana roja fría a 40 años luz de distancia. El nuevo mundo, denominado Gliese 12 b, se encuentra dentro de la zona de habitabilidad de su estrella, lo que lo convierte en un candidato prometedor para estudiar su atmósfera con el potente telescopio espacial James Webb.

planeta
Representación artística de Gliese 12 b en órbita alrededor de una enana roja fría

Una investigación internacional, en la que se han combinado datos obtenidos desde telescopios espaciales y terrestres, ha hallado el exoplaneta templado de tamaño similar a la Tierra más cercano hasta la fecha detectado a través del método de tránsito, es decir, observando los oscurecimientos periódicos de su estrella causados por el paso del planeta. El nuevo mundo, llamado Gliese 12 b, tiene un diámetro comparable al de Venus, es decir, ligeramente inferior a nuestro planeta, y la temperatura de su superficie se estima en unos 42 °C (107 F). La temperatura final, sin embargo, dependerá de si este planeta ha sido capaz de retener una atmósfera (y de su composición) desde el momento en que se formó hasta el momento presente.

El exoplaneta orbita cada 12,8 días su estrella anfitriona, Gliese 12, una enana roja fría situada a casi 40 años luz de distancia en la constelación de Piscis. Esta estrella tiene sólo un 27 % del tamaño del Sol y un 60 % de su temperatura superficial. La distancia que separa Gliese 12 del exoplaneta es sólo el 7 % de la distancia entre la Tierra y el Sol, por lo que recibe de su estrella 1,6 veces más energía que nuestro planeta.

Euclidcollage
Cinco imágenes obtenidas con Euclid en su fase de observaciones tempranas.

Éxito del Consorcio Euclid

El Consorcio Euclid anuncia la publicación de sus primeros artículos, que demuestran la capacidad de esta misión espacial para buscar planetas errantes, estudiar la materia oscura de galaxias y explorar la evolución del Universo. También se publican cinco nuevas imágenes con una resolución sin precedentes. España tiene un importante papel en la misión Euclid donde, además de formar parte del consorcio que ha liderado la misión desde su origen, también ha participado en el desarrollo instrumental del proyecto y contribuye significativamente a su explotación científica. El Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) lidera dos de los resultados que hoy se presentaron.

El Consorcio Euclid publica los primeros artículos científicos basados ​​en observaciones realizadas por el telescopio Euclid. Los científicos del Consorcio Euclid han observado y analizado varios objetivos científicamente interesantes durante la denominada fase de Observaciones de Publicación Temprana (ERO, por sus siglas en inglés), dando una idea del poder sin precedentes de este telescopio destinado a proporcionar el mapa más preciso de nuestro Universo a lo largo del tiempo. 

Los datos científicos van acompañados de cinco nuevas imágenes destacadas. Además de estos primeros y prometedores resultados científicos, el Consorcio también publica los artículos de referencia de la misión que confirman el excelente desempeño de Euclid. Todo esto llega menos de un año después del lanzamiento del telescopio espacial, y aproximadamente seis meses después de sus primeras imágenes a todo color.

“Las primeras imágenes de Euclid son asombrosas. Demuestran su enorme potencial científico, cubriendo grandes campos con una resolución sin precedentes. Aunque originalmente se pensaron como una mera muestra del potencial de la misión, han dado lugar a muchos resultados científicos interesantes que ahora se publican”, afirma Francisco Castander, investigador del Instituto de Ciencias del Espacio (ICE-CSIC) y del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC), y miembro del consorcio Euclid.

“Si bien visualmente impresionantes, las imágenes son mucho más que hermosas instantáneas; revelan nuevas propiedades físicas del Universo gracias a las novedosas y únicas capacidades de observación de Euclid”, apunta Rafael Rebolo, director del IAC, miembro del consorcio Euclid y coinvestigador de la misión.

El conjunto completo de observaciones iniciales se centró en 17 objetos astronómicos, desde nubes cercanas de gas y polvo hasta cúmulos distantes de galaxias, antes del muestreo principal que realizará Euclid. Este estudio tiene como objetivo descubrir los secretos del cosmos oscuro y revelar cómo y por qué el Universo se ve como se ve hoy en día.