Buscar
sábado, 25 de mayo de 2024 01:16h.

La Fundación canaria Carrera por la Vida llena de rosa y de concienciación el Camino de Santiago

Este es el primer “Camino de Santiago por la Vida”, un proyecto piloto que pretende consolidarse en el tiempo y abrir su participación a las personas que estén interesadas en futuras convocatorias.

Carrera por la vida Camino de Santiago-WA0119(1)
“El camino es la meta”

La Fundación Carrera por la Vida - Walk for Life es una iniciativa solidaria inscrita en el Registro de Fundaciones canarias bajo el número 349, que trabaja para responder a las necesidades y las demandas de las personas y las familias afectadas por el cáncer de mama, y concienciar sobre la importancia de la detección precoz del cáncer de mama.

En esta primera edición, la Fundación Carrera por la Vida ha puesto en marcha esta iniciativa con un grupo de 30 participantes entre afectadas por el cáncer de mama y acompañantes o aliados. Bajo el lema “El camino es la meta”, la presidenta de la Fundación, Brigitte Gypen quiere poner énfasis en que “haber llegado al inicio del Camino de Santiago ya es un logro, independientemente del trayecto, el hecho de estar en el punto de partida ya ha sido un mérito después de haber recibido un diagnóstico y haber vivido el tratamiento oncológico”. No se trata de competir, ni de luchar, ni de ganar alcanzando la llegada a Santiago: Para la Fundación, “El camino es la meta”, el hecho de convivir, compartir tiempos y experiencias, establecer nexos entre las mismas personas con cáncer y también entres sus familias y acompañantes, es el verdadero triunfo de este camino.

El Camino de Santiago por la Vida partió también con el objetivo de concienciar a las y los peregrinos durante el itinerario, sobre la importancia de la detección precoz del cáncer de mama y de cumplir las citas periódicas de la mamografía, visibilizar la supervivencia de la enfermedad y reivindicar el aumento y el apoyo a las partidas económicas y a los equipos médicos dedicados a la investigación. Muchas peregrinas y peregrinos se acercaron para dar ánimos a la marcha rosa, para interesarse por la enfermedad y los proyectos que desarrolla la Fundación, y compartir sus experiencias personales y familiares con el cáncer de mama.

La Fundación Carrera por la Vida, consciente de las particularidades de las personas que participaron, diseñó un soporte asistencial y un trayecto adaptado, para lo que ha contado con la empresa canaria Viajes Guiatur, especializada en el Camino de Santiago, y se han diseñado seis etapas en las que se recorrerió una totalidad de más de ciento veinte kilómetros desde Sarria, en Lugo, hasta Santiago de Compostela, en el conocido como el Camino Francés. En la trayectoria de la Fundación ha sido

fundamental y lo es también en este proyecto, el compromiso y el apoyo del Ayuntamiento de Adeje, que colabora con el soporte asistencial y con la aportación de dos técnicos municipales que se suman al grupo junto al concejal José Antonio López Delgado, responsable de Igualdad y Diversidad.

Para la preparación del Camino de Santiago por la Vida y cumpliendo una de sus líneas de actividad que es la promoción de los hábitos saludables, la Fundación ha promovido desde inicio de este año talleres de marcha nórdica, una actividad física en la que se usan bastones especialmente diseñados para adaptarse a la forma natural de caminar y cuyo movimiento favorece el retorno venoso y la circulación linfática, por lo que contribuye a controlar el linfedema o inflamación del brazo afectado por el cáncer de mama. Además, se ha contado con expertos que han impartido talleres sobre el equipamiento, calzado, y medidas y prácticas recomendadas durante el camino para asegurar las mejores condiciones para el ejercicio.

Durante la semana de duración del itinerario, se ha grabado la convivencia y las vivencias de las y los participantes, con el fin de editar un documento audiovisual que recoja la experiencia y las historias de vida y de superación.

Para la Fundación Carrera por la Vida, este Camino de Santiago por la Vida, ha sido un espacio de encuentro entre iguales, un medio de sensibilización, un foro de reunión de familiares y apoyos, y una muestra de que el cáncer de mama se supera y de que lo vital es que “el camino es la meta”.