Buscar
miércoles, 19 de junio de 2024 23:46h.

La Gerencia de Atención Primaria de Tenerife promueve hábitos de vida saludable entre más de 20.000 estudiantes de secundaria

La Gerencia de Atención Primaria del Área de Salud de Tenerife, adscrita a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha promovido hábitos de vida saludable entre más de 20.000 estudiantes de educación secundaria de la isla durante el curso que acaba de terminar a través del proyecto Salud con Z.

 

Profesionales del proyecto Salud con Z(1)
Las diferentes actividades de promoción de la salud se enmarcan en el proyecto Salud con Z, puesto en marcha en el curso que acaba de terminar

Este es uno de los datos que se dieron a conocer en la reunión de evaluación de dicho programa desarrollado por la Gerencia de Atención Primaria encaminada a promover hábitos de vida saludable entre la población adolescente de los centros de educación secundaria de Tenerife. La iniciativa fue puesta en marcha en septiembre del 2022 en colaboración con la Dirección Territorial de Tenerife de la Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias.

Al encuentro de evaluación, en el que participaron cincuenta promotores de todas las zonas básicas de salud insulares y el equipo coordinador de la Gerencia de Atención Primaria de Tenerife, sirvió para evaluar el proyecto y compartir los datos recopilados tras el primer año de implantación.

Así, del informe de evaluación se desprende que desde las 42 Zonas Básicas de Salud se ha podido actuar en 58 de los 84 institutos de Enseñanza Secundaria,  lo que representa un 69 por ciento de los centros educativos objeto de la intervención programada, participando un total de 21.592 alumnos y alumnas de los 47.384 que cursan secundaria en la isla.

En cuanto a los profesionales participantes, al proyecto se sumaron 310 promotores de entre los especialistas de Atención Primaria de Tenerife. Por otro lado, a lo largo del curso escolar se han realizado 1.497 sesiones de grupo y 1.703 consultas por parte de los adolescentes, abordando temas de promoción de la salud que han abarcado, entre otros temas, la salud mental y la afectivo sexual, la alimentación, las adicciones con y sin sustancias y los primeros auxilios.

Durante el encuentro, los participantes pudieron conocer tanto la trayectoria como las diferentes acciones del proyecto para hacer balance del modelo de intervención y de los objetivos planteados. La reunión también sirvió para realizar una evaluación interna sobre el alcance del programa y su contribución a la promoción de hábitos de vida saludables entre los adolescentes y sus familias y, así, conseguir mejoras en su estado de salud y prevenir enfermedades.

La reunión finalizó con la conclusión de seguir trabajando la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad de una manera integral. Una forma de recuperar la esencia de la Atención Primaria y su acción comunitaria.

 

Promoción de la salud

En el marco de este proyecto, profesionales sanitarios de Atención Primaria del Área de Salud de Tenerife desempeñan sus funciones como promotores de salud en los centros educativos.

Así, los objetivos de Salud con Z son contribuir a promover hábitos de vida saludables en los adolescentes y sus familias para conseguir mejoras en su estado de salud y prevenir enfermedades; acercar los agentes sanitarios a un grupo poblacional escasamente demandante de asistencia, con baja percepción de riesgo y para quienes el trabajo preventivo supone una gran inversión de cara al mantenimiento de su estado de salud; planificar y desarrollar sesiones grupales de trabajo que favorezcan la transmisión de conocimientos, y poner en marcha un programa de contenidos de salud adaptados a las diferentes edades que permita a los adolescentes adquirir y desarrollar estilos de vida saludables.

En esta iniciativa, y siempre en coordinación con el centro educativo, se interviene periódicamente en clases de 1º a 4º de la ESO en sesiones grupales planteándose actividades y talleres educativo-sanitarios desarrollados en el entorno escolar. En esta forma de intervención se plantea un modelo constructivista del aprendizaje, con dinámicas de trabajo participativas que favorezcan la motivación y la adquisición de nuevos conocimientos desde los propios intereses de los adolescentes, apoyando los contenidos a tratar sobre la base curricular de la ESO, promoviendo entornos de diálogo y respeto.