Buscar
martes, 25 de junio de 2024 13:29h.

necrológica

Hablando con Tejera en paz descanse

Hola querido lector, espero que estés bien y comenzaré diciéndote que esta carta, es un pequeño homenaje cómo recuerdo a un gran amigo que se nos fue al lugar donde absolutamente todos iremos a descansar en Paz cuando el tiempo diga, pero tengo la obligación de ser totalmente sincero, confesando que cuando estaba celebrando el veinticinco de mayo, cumpleaños de mi hija en el sur de Tenerife, mi amiga Carmelina de La Palma nos dice que Tejera se nos fue justamente el veinticinco de marzo en Tijarafe de este año 2024.

Tejera 040(1)
Tejera

Nos pusimos en contacto con Marcos Brito, el exalcalde de Tijarafe y nos pasó el número de teléfono de su hija Ainhoa para dar el pésame a la familia primeramente y nuestro deseo de dedicarle unas palabras de amor a un buen amigo y buenísima persona. Su hija felizmente nos respondió que si desea leerlo y así estamos cumpliendo y nos confesó, "Aquí seguimos poniéndonos tiritas"

"Pero sabemos que lo único que quería es que todos a su alrededor fuéramos felices. Nos enseñó el significado de las palabras familia, amigos, respeto y amor. Llego a La Palma por primera vez, con 21 años, en junio de 1987. Se casó con mi madre en enero de 1990 y falleció con 57 años. El sábado 25 de mayo hubiera cumplido los 58". 

"Estuvo sirviendo de Guardia Civil en el País Vasco, Tenerife, en Gran Canaria, en Burgos, pero desde el 1989 estuvo fijo en La Palma. En La isla trabajó en Tijarafe, Los Llanos de Aridane y el Aeropuerto. Ya estaba en la reserva, pero fueron casi 40 años vistiendo uniforme" 

Gracias Ainhoa por tus palabras y ahora me toca a mí... Tejera era un hombre muy tranquilo, sociable, irónico y amante de las buenas tertulias de vez en cuando con los amigos. Estuvimos tomando café en su casa aquella tarde, donde compartimos muchas experiencias y amaba con toda su alma a su mujer y a sus hijas, aunque de vez en cuando confesaba que su mujer mimaba demasiado a sus hijas.

Un recuerdo inolvidable fue cuando pidió traslado voluntario de Tijarafe a Los Llanos de Aridane y riéndome le dije, "¡Estás loco!, con lo tranquilo que vivimos en Tijarafe!". Y respondió con aquella cara de amargado simpático, ¡Juan!, aunque sea para poner una multa por mal aparcamiento, porque en Tijarafe nunca pasa nada. Y esa respuesta será inolvidable durante toda mi vida.

Nació en el Cruce de Arinaga en Gran Canaria, y gran parte de su vida en Tijarafe, pero el destino marca el tiempo de nuestras vidas, desde el primer momento que nacemos, hasta el momento que nos vamos al lugar donde todos nos encontramos.

Esperamos verte cuando nos toque y lo Triste no es morir, lo más triste es no haber vivido y Tejera vivió muchísimo, dejando el mensaje de Vivir mejor con muchísimo amor para dar y regalar, especialmente a sus familiares y a todos sus amigos que somos muchos.

Un fuertísimo beso y un fuertísimo abrazo desde aquí hasta donde estés.