');
Buscar
miércoles, 24 de abril de 2024 16:44h.

El Hospital La Candelaria realiza una nueva técnica de última generación para el tratamiento de la fibrilación auricular

El Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, centro adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha presentado hoy, viernes 16 de febrero, en rueda de prensa, una nueva tecnología de ablación pulsada (PFA) para el tratamiento de la fibrilación auricular (FA), considerada la arritmia más frecuente. Se convierte, así, en el primer centro de Canarias en comenzar a emplearla.

HospitalLa candelaria Parte del proceso de la intervención
Esta patología responde a una arritmia que se caracteriza por latidos cardíacos rápidos e irregulares y que puede provocar complicaciones, como insuficiencia cardíaca y accidentes cerebrovasculares

Con la realización de la técnica de PFA, el complejo hospitalario refuerza su capacidad para tratar eficazmente a los pacientes con FA, contribuyendo a una mejor gestión de las listas de espera y reafirmando su compromiso con la excelencia en la atención médica y la innovación.

Actualmente se han realizado cinco intervenciones con esta técnica intervencionista, de última generación, y que se lleva a cabo en tan solo 16 centros hospitalarios del país, suponiendo un importante avance en el tratamiento de la fibrilación auricular para los pacientes candidatos a ser intervenidos.

Esta técnica se puede emplear en pacientes de entre 50 y 70 años, con una prevalencia ligeramente mayor en hombres que en mujeres, pues son quienes más padecen la fibrilación auricular. Se baraja cuando continúan con síntomas y su tratamiento médico no parece funcionar.

Dicha patología responde a una arritmia que se caracteriza por latidos cardíacos rápidos e irregulares y que puede provocar complicaciones, como insuficiencia cardíaca y accidentes cerebrovasculares.

La PFA se utiliza cuando los tratamientos convencionales no han sido efectivos. Esta técnica avanzada se centra en la utilización de campos eléctricos para tratar el tejido cardíaco, permitiendo la ablación selectiva de tejidos, centrándose únicamente en las células cardiacas que hay que tratar. Esto permite que no se altere ni dañe ningún otro tejido circundante crítico.

Aunque los resultados a largo plazo son similares a los de técnicas como la crioablación y la radiofrecuencia que se vienen utilizando habitualmente, las ventajas de la PFA en términos de rapidez y seguridad del procedimiento permiten mejorar tanto la experiencia del paciente como la gestión hospitalaria. De esta manera, carecen de dolor en el postoperatorio, permitiendo que se dé el alta unas horas después del procedimiento.

Anteriormente se empleaban dos técnicas, la ablación por radiofrecuencia, mediante la cual se introduce un alambre por las venas hasta el corazón, lugar en el que se irradia calor para eliminar la porción de tejido que está ocasionando el problema; o la crioablación, donde se emplea un balón que congela los tejidos dañados del paciente, de una forma similar a la ablación.

Asociada el envejecimiento

La fibrilación auricular es la arritmia cardiaca sostenida más frecuente y su aumento está asociado al envejecimiento de la población.

Se trata de una alteración de la conductividad normal del corazón y se traduce en que las aurículas no se contraen adecuadamente y los ventrículos lo hacen de manera irregular y excesivamente rápida, impidiendo el normal funcionamiento del corazón.

Aunque puede presentarse en corazones sin patología previa suele producirse en personas con patología cardiaca asociada a otras enfermedades como la hipertensión arterial o enfermedades pulmonares, entre otras.