Buscar
02:40h. lunes, 26 de julio de 2021

La inspección electrónica un proyecto de largo recorrido

Ya por el año 2010 se hablaba con entusiasmo entre los Inspectores de Salud Pública que el tiempo del boli y el papel para hacer las inspecciones tocaba a su fin, la administración había adquirido unos ordenadores portátiles para cada uno de los profesionales sanitarios.

Inspectores salud electronica tenerife _Fotor
Asociación de Inspectores de Salud Pública de Canarias

Sin embargo, la alegría duró poco, ya que las previsiones no se ajustaban a la realidad y un equipo informático sin un programa es como un libro sin letras.

Nunca se llegó a desarrollar la aplicación que hiciera posible la Inspección Electrónica y tampoco llegaron a entregarse esos equipos que suponemos murieron de gloria en un sótano o almacén de algún edificio público, por lo que, un proyecto tan ambicioso, se convirtió en un gasto innecesario que bien se podría haber invertido en mejorar el resto de las carencias de los Inspectores de Sanidad para desarrollar su trabajo.

Más de una década después, nos encontramos con un Proyecto de Inspección Electrónica que habían prometido concluir en el primer trimestre del 2020 y que, en estos momentos, aunque incompleto y en fase de pilotaje, se quiere vender como la solución a todos los problemas de los Inspectores de Salud Pública.

Se plantea este Proyecto como una solución a nuestras reivindicaciones, sin tener en cuenta que hace más de una década que debería haberse implantado y sin cambiar la precariedad laboral en la que desarrollamos nuestro trabajo. Debemos ser realistas ya que la implantación de este sistema va a suponer un sobreesfuerzo para estos agotados profesionales sanitarios, que durante un tiempo que se antoja largo, van a tener que simultanear la Inspección electrónica con la de toda la vida de boli y papel, cargando con un equipo más a sus espaldas en una mochila que pesa más de 7 Kg y con un bono de guagua entre los dientes.

Este proyecto de Inspección electrónica, que será recibido por el colectivo con los brazos abiertos, no resuelve la situación tercermundista en la que se encuentra el Servicio de Inspección Sanitaria, sin vehículos para desplazarnos, sin medios materiales (despachos y mesas utilizadas por turnos, sin equipamiento de inspección) , sin homologación con el resto de Cuerpos de Inspección, sin reconocimientos a la carrera profesional, etc.
Y no debería ser usado por la administración como un gran logro ante la opinión pública ante las continuas denuncias de falta de medios por parte de los Inspectores

¿Y LA SALUD PÚBLICA DE CALIDAD EN CANARIAS PARA CUANDO?

No les costará a los canarios y canarias reconocernos en la guagua de cualquier ruta de cada isla, cargados con maletín, mochila, bolso, nevera azul de toda la vida cargada de muestras y un teléfono móvil pegado en la oreja intentando adelantar trabajo en el transporte público colectivo, mientras los políticos de este Gobierno van en coche oficial con chófer y aire acondicionado.