Buscar
09:44h. sábado, 23 de octubre de 2021

La Separ reconoce la excelencia de la Unidad de EPOC de La Candelaria con la máxima categoría

El Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha recibido de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) la máxima distinción por la calidad y la excelencia que se presta en la Unidad de EPOC del centro hospitalario.

Foto equipo EPOC Hospital de La Candelaria(1)
Foto equipo EPOC del Hospital de La Candelaria

Esta sociedad científica ha acreditado a este departamento del servicio de Neumología como Unidad Especializada de Alta Complejidad, el mayor grado de reconocimiento de los tres que concede en la actualidad, tras valorar, con criterios objetivos, los logros asistenciales alcanzados por su experimentada trayectoria en el abordaje de esta enfermedad.

Un reconocimiento que, en palabras del jefe de servicio de Neumología del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, el Dr. José Luis Trujillo, “reconoce a los centros sanitarios con los recursos materiales y humanos necesarios para realizar cualquier tipo de actividad asistencial, docente o investigación relacionada con la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)”.

De esta manera, esta certificación nacional destaca no solo el trabajo desarrollado en la consulta médica y de enfermería, sino también las actividades del Laboratorio Funcional Respiratorio para la realización de pruebas, así como la unidad de Endoscopia Respiratoria, donde se realizan técnicas mínimamente invasivas sin requerir intervención quirúrgica.

Un equipo de 8 profesionales entre facultativos y personal de enfermería, coordinados por los doctores Ignacio García-Talavera y Marco Figueira, quienes centran sus esfuerzos en atender a los pacientes que se ven afectados por la EPOC, una patología respiratoria crónica frecuente en adultos causada, en su mayoría, por el consumo de tabaco. Según la Organización Mundial de la Salud, la EPOC se convertirá en la tercera causa de muerte en el planeta en el año 2030.