Buscar
20:07h. domingo, 05 de diciembre de 2021

La colada al suroeste de la Montaña de La Laguna se encuentra a 200 m. del mar

La colada primigenia sigue estando alimentada, pero de manera muy débil, y que las dos coladas que presentan mayor carga de energía y aporte de lava son la de las proximidades de La Laguna y que, en estos momento, continúan avanzando en dirección oeste y noroeste, aunque durante la mañana se han ralentizado.

 

Cono volcán La Palma erupción La Palma(1)
Si llegara al mar se acordaría el confinamiento de la población de algunos barrios costeros de Tazacorte

El Director Técnico del PEVOLCA, Miguel Ángel Morcuende, indicó que la colada que rodea la Montaña de La Laguna por el suroeste se encontraba a mediodía a unos 200 metros de la costa y que se monitoriza su avance para tomar, si fueran necesarias, las medidas preventivas para la población. En este sentido, manifestó que, como se sabe, el contacto de la lava con el mar puede provocar explosiones y emanación de gases nocivos para la población próxima por lo que, en este caso, se decretaría el confinamiento de algunos núcleos costeros de Tazacorte, como ya se hizo con la anterior colada que alcanzó el mar.

Por su parte, la portavoz del Comité Científico y directora del IGN en Canarias, María José Blanco, explicó que el flujo principal de las coladas de lava discurre por el flanco norte, bajando por la parte norte de las coladas previas, dentro de la zona de exclusión actual. Añadió que, a la salida del centro de emisión, el flujo se concentra en un canal lávico escalonado, con taponamientos momentáneos y oscilaciones de su caudal lávico, que origina desbordamientos puntuales dando lugar a coladas efímeras que se derraman lateralmente en el lugar en el que ocurren. 

Blanco dijo también que continúa la vigilancia del centro emisor situado al sureste del cono, que se reactivó hace dos días, que presenta una actividad intermitente, pero  menor, con emisión de gases y piroclastos pero sin aporte de lava. Sobre otros fenómenos observables en el día de ayer, Blanco añadió que se debieron a la “removilización” de cenizas puntuales a lo largo de Cumbre Vieja (Barranco de Tamanca, Llano de Las Moscas, Volcán Martín). Al respecto, María José Blanco apuntó que con el nivel de sismicidad que existe en estos momentos y los depósitos de cenizas que superan los 10 centímetros de altura, unido a las corrientes térmicas, no se descartan que se produzcan nuevos desprendimientos y movimientos de cenizas como los registrados ayer en Mazo.

En cuanto a la sismicidad, se sigue manteniendo en la misma zona del enjambre que dio lugar a la erupción, pero ligeramente al sur y al este de la zona de la erupción, y no se descarta la aparición de nuevos centros emisores, pero dentro de esta zona. En cualquier caso, Morcuende recalcó que los sismos que se están registrando son de profundidad media, entre 10 y 15 kilómetros y alta, por encima de los 20 kilómetros.

Sobre la deformación, Morcuende indicó que en estos momentos esta es estable e incluso se ha registrado un descenso de esta. De hecho, Blanco añadió que esta presenta un patrón de estabilidad en el entorno del centro eruptivo.

El Director Técnico señaló que las condiciones meteorológicas siguen siendo desfavorables desde el punto de vista de la calidad del aire pero por el momento en las zonas no evacuadas no se han rebasado los valores máximos de SO2 que obligarían a adoptar medidas de protección a la población. No obstante, la inversión térmica y  los valores de partículas inferiores a PM10 han tenido algún pico puntual como consecuencia de la suma del polvo en suspensión sahariano.

En lo que se refiere a la operatividad del aeropuerto, la previsión apunta a que, gracias al previsto giro del viento a componente este durante la próxima madrugada, se alcanzaría un escenario más favorable para la operatividad del aeropuerto de la isla.

Sobre la superficie afectada por el proceso eruptivo, esta asciende a 742,95 hectáreas y la anchura máxima de las coladas es de 2.350 metros aproximadamente. 

En lo referido a las construcciones destruidas o dañadas por la erupción volcánica, según los datos facilitados por el Catastro son 1.086, de las cuales 878 son de uso residencial, 108 agrícola, 54 industrial, 25 de ocio y hostelería, nueve de uso público y 12 de otros usos. Por su parte, los datos que se extraen del satélite Copernicus, que solo analiza edificaciones sin concretar el tipo que es, sitúan en 1.835 las construcciones destruidas y 100  dañadas parcialmente o en peligro, lo que hace un total de 1.935 edificaciones afectadas. 

Respecto a los albergados, en estos momentos hay 324 personas alojadas en el hotel de Fuencaliente y 17 en el hotel de Los Llanos de Aridane, todas ellas atendidas por Cruz Roja en coordinación con los servicios sociales municipales