');
Buscar
martes, 23 de abril de 2024 08:54h.

La Guardia Civil detiene al ex trabajador de una empresa acusado de robar material valorado en más de 16.000 euros

Agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Puesto Principal de Granadilla de Abona, han procedido a la detención de una persona de 34 años de edad, vecino del municipio de Güímar, como presunto autor de un delito de hurto continuado y otro de robo con fuerza en grado de tentativa.

guardia-civil_Fotor
El detenido, junto con las diligencias instruidas, fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Granadilla de Abona.

Los hechos ocurrieron en una nave industrial de una empresa situada en el Polígono Industrial de Granadilla de Abona. Alrededor de 09.00 horas del pasado día 13 de mayo de 2018, se detectó cómo el presunto autor del delito intentaba acceder al interior del recinto de una empresa, cuando fue sorprendido por un vigilante de seguridad de la misma, momento en el que esta persona consiguió huir conduciendo un turismo.

Tras el citado suceso, los gerentes de la empresa en cuestión revisaron los vídeos obtenidos de las cámaras de seguridad de la propia empresa y se percataron de que esta persona, el acusado, era un antiguo trabajador de la empresa, procediendo éstos a denunciar el robo con fuerza en grado de tentativa en el Puesto Principal de la Guardia Civil en Granadilla de Abona.

Posteriormente, los gerentes procedieron a revisar los vídeos obtenidos por las mismas cámaras pero anteriores a la citada fecha, y se percatan de que el antiguo trabajador, cuando todavía prestaba sus servicios en la empresa y durante el mes de marzo de 2018, tras esconder varios trozos de aluminio de peso y gran pureza, procedió a sacarlos de la nave para posteriormente cargarlos en su vehículo particular. Comprobando la citada mercancía conforme al inventario de material de la empresa, se dieron cuenta de que existía un déficit de 7.500 kilogramos de aluminio de gran pureza, los cuales fueron valorados en unos 16.000 euros aproximadamente.

Una vez recibidas las diligencias en el Área de Investigación de la Guardia Civil de Granadilla de Abona, los agentes realizaron las gestiones oportunas con la colaboración de un detective privado contratado por la propia empresa, al objeto de determinar el lugar donde pudiera encontrarse el material sustraído por el presunto autor, comprobándose posteriormente que éste había sido vendido en varias recuperadoras de la isla de Tenerife.

Localizado por agentes de la Guardia Civil el domicilio del acusado de los citados hechos, en fechas recientes procedieron a su detención, reconociendo éste voluntariamente a los agentes ser el autor del delito del que se le venía acusando.