Buscar
03:43h. domingo, 19 de septiembre de 2021

El Cabildo y Santa Úrsula trabajan para recuperar el bosque termófilo en La Quinta

El Cabildo de Tenerife, a través del área de Gestión del Medio Natural y Seguridad que dirige la consejera Isabel García, junto al Ayuntamiento de Santa Úrsula trabajan conjuntamente para recuperar el bosque termófilo en el municipio, a través de su restauración ecológica, propiciando el voluntariado y la participación de la ciudadanía.

20210421 proyecto icaro santa ursula (29)_Fotor
El proyecto Ícaro es una iniciativa basada en el voluntariado ambiental

La iniciativa se inscribe, a su vez, en la estrategia de conservación y difusión de diferentes parajes de alto valor ambiental y paisajístico del municipio.

Se trata del proyecto Ícaro, a través del cual se busca el acercamiento de la población al medio natural a través de su ‘alfabetización científica’. El Ayuntamiento colabora, además de en la cesión del espacio natural en el que se desarrolla la iniciativa, en la difusión, captación de voluntariado y concienciación ciudadana.

Esta semana, la consejera Isabel García visitó, junto al alcalde del municipio y, Juan Acosta, a gran parte de su grupo de concejales el entorno destinado a este proyecto, el cual comprende unas tres hectáreas y situado en la urbanización de La Quinta. “El bosque termófilo es propio de las islas, y quedan muy pocos reductos vivos, en él la presencia de palmeras, dragos y sauces es representativa y en esta actuación se trabaja con la ciudadanía, a través de diferentes colectivos, para reducir la presencia de especies exóticas introducidas y aumentar, las propias”, indicó la consejera, que añadió que “además lo interesante es que los procesos no se limitan a un solo estadio sino que se trabaja desde la extracción de semillas hasta su madurez como plantas adultas”.

Según explica el alcalde de Santa Úrsula, Juan Acosta, “de lo que se trata es de que la gente sepa y entienda los valores ecológicos y patrimoniales de un ecosistema canario como es el termófilo. El programa parte de la premisa de que lo que se conoce se valora y se respeta más. Por ello, además de lograr la recuperación del termófilo, buscamos su conservación a través de la capacitación, sensibilización e implicación ciudadana en su cuidado y protección”.

El bosque termófilo se encuentra amenazado, de hecho, en Tenerife solo quedan pequeños reductos que en el conjunto de la Isla apenas alcanzan el 18%. De ahí la importancia de recuperar este frágil ecosistema. Esta comunidad se ubica entre el piso de vegetación más bajo tabaibal-cardonal y el monteverde o el pinar, según la vertiente.

El proyecto ‘Ícaro’ de restauración ecológica se desarrolla en un área de terreno –de 40.000 metros cuadrados- destinada a zonas verdes que se sitúa en La Quinta, entre la Avenida de Los Pesqueros y el barranco de La Cruz. Este paraje presenta una ubicación idónea, al ser un punto de conexión entre el Paisaje Protegido Costa de Acentejo y el Paisaje Protegido de La Resbala, en La Orotava..