Buscar
07:32h. lunes, 14 de junio de 2021

Tres años del cierre del barranco de Masca, el turismo activo se resiente

El 26 de febrero de 2021 se cumplen 3 años desde que se decretó el cierre de uno de los recursos ecoturísticos más valiosos de Tenerife, el barranco de Masca. 

Rescate barranco Masca_Fotor
A principios del año 2018, debido a la masificación de la zona y por seguridad de los visitantes (tuvieron lugar múltiples accidentes).

Un trienio después, inmersas en la mayor crisis turística que ha vivido Canarias en su historia, los profesionales y las microempresas de turismo activo denuncian la falta de celeridad por parte de las administraciones involucradas para reabrir este espacio natural al público.

A principios del año 2018, debido a la masificación de la zona y por seguridad de los visitantes (tuvieron lugar múltiples accidentes), se procedió al cierre del espectacular sendero que discurre por el barranco que une el Conjunto Histórico del Caserío de Masca con la playa de mismo nombre. Este recurso natural se encuentra situado en el Parque Rural de Teno, en la zona más occidental de la isla, en el municipio de Buenavista del Norte, en un enclave de alto valor ecológico.

A finales del año 2006 se aprobó definitivamente el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Rural de Teno, en el que se señalaron como actuaciones básicas para el uso público de la zona, que se estableciese un servicio de información y vigilancia en la zona de uso general de la playa de Masca. Asimismo, en dicho documento, también se estimó necesario controlar el acceso al sendero del barranco de Masca a través de un punto de control en el núcleo de población del Caserío de Masca, así como otro ubicado en la citada playa. El objeto de este control era velar por la seguridad de los visitantes y la conservación del espacio natural durante el disfrute de este. Por último, también se desprende de dicho Plan, que el sendero debía disponer de un servicio de guías y otro de pronto auxilio.

Doce años después de la publicación del texto anteriormente nombrado, las actuaciones básicas no se habían llevado a cabo y lamentablemente, por falta de agilidad en la puesta en marcha de dichas acciones, finalmente derivó en el cierre del sendero.

Durante el año 2020 la administración concluyó las obras de acondicionamiento del sendero y definió las principales líneas de gestión de uso de este espacio natural, acción fundamental para conservar este valioso recurso de la isla de Tenerife.

En el presente año 2021, a pesar de que el Cabildo Insular de Tenerife ha acometido las acciones necesarias para poder llevar a cabo la reapertura del sendero, todavía queda una barrera por superar. Dicho obstáculo es el embarcadero de la playa de Masca, equipamiento fundamental para poder acceder o salir del barranco desde el mar. La concesión de dicho equipamiento fue adjudicada al Ayuntamiento de Buenavista del Norte el pasado mes de agosto del año 2020, sin embargo, el Servicio Provincial de Costas por el momento no permite el uso de este.

Desde la Asociación de Profesionales y Empresas de Turismo Activo de las Islas Canarias, se insta a las administraciones competentes en la puesta en funcionamiento del embarcadero de la playa de Masca a que consideren el uso de este de forma transitoria hasta que se acometan las acciones pendientes. Durante años el embarcadero se utilizó en peores condiciones y no supuso un problema para la Administración. Hoy en día, dicho embarcadero se encuentra en mejores condiciones que cuando estaba a pleno rendimiento antes del cierre del sendero. Por lo tanto, se estima prioritario que se agilicen los trámites administrativos para poder hacer uso de dicho recurso público, aunque sea de forma provisional.

El bloqueo de un recurso turístico tan valioso, tanto en términos naturales como en términos económicos, supone poner en riesgo el desarrollo socioeconómico principalmente del Conjunto Histórico del Caserío de Masca y de los municipios de Buenavista del Norte y de Santiago del Teide así como del gran tejido empresarial que se sustentaba gracias a las excursiones al Barranco de Masca, donde estarían incluidas desde empresas de transporte terrestre y marítimo (taxis, barcos, guaguas, etc.), así como empresas del sector hostelero y de restauración y a los profesionales y empresas de turismo activo.

Asimismo, también es necesario señalar que en un escenario tan sumamente complicado como el que estamos viviendo actualmente en las Islas Canarias debido a la crisis sanitaria por la pandemia COVID19, es fundamental que los recursos turísticos que se encuentran ubicados en la naturaleza y al aire libre, se gestionen poniendo de relieve los valores culturales, educativos y recreativos del recurso, conservando los mismos y dinamizando la zona en la que se encuentran ubicados, tal y como hacen las empresas y profesionales del sector del turismo activo.

Por lo tanto, ahora más que nunca, ante la recuperación del turismo de la isla que se espera comience a lo largo del presente año, se estima primordial que este recurso vuelva a abrirse al público para su disfrute de una forma segura y sostenible.