Buscar
jueves, 20 de junio de 2024 21:55h.

La ciudad de Quito, capital de la República de Ecuador

El cielo de Quito es azul intenso cuando reina el duro sol sobre esta ciudad acuñada entre valles y montañas. A tres mil metros de altura y tras superar el mareo inicial, comienzas a descubrir que no hay un solo Quito sino varios, tales son los contrastes que se dan en una urbe que recuerda a grandes ciudades europeas como Madrid, pero sin perder el acento propio.

el-turismo-en-Quito
Ciudad de Quito, Ecuador

La moderna universidad de Las Américas y el recién inaugurado metro de Quito sitúan a la capital del Ecuador en la rampa de lanzamiento de un progreso que, si bien es desigual, va encaminado a convertir a Quito en una metrópoli símbolo de liderazgo. Barrios hípster con espacios de co-working, hoteles pertenecientes a cadenas internacionales, lugares que mantienen la idiosincrasia local que convive con edificios de vanguardia y centros comerciales amplios y bien equipados.

 

quito Ecuador
Quito Ecuador

La amabilidad quiteña se respira en todas partes y es otra de las características de una sociedad joven y mestiza que logra el encuentro entre su pasado indígena y la realidad del siglo XXI. Una economía cada vez más dinámica puede posicionar a Quito en la cima de la vanguardia que gestiona de forma inteligente los problemas de movilidad, la contaminación y la inseguridad.

 

quito(1)
Panorámica de la ciudad de Quito

A las puertas de la Navidad, en medio de sus fiestas locales, con las chivas rebosantes de gente que recorre el centro, subidos a estos camiones engalanados de música y diversión, el buen ambiente se apodera de tus sentidos. En el casco antiguo, una multitud de visitantes llena las calles y puedes degustar la sorprendente gastronomía en cualquier restaurante o en los típicos mercados que conservan la identidad de un pueblo acostumbrado a los rigores de la vida que espera bajo la eterna promesa del desarrollo.

Las diferencias sociales se hacen patentes, aunque la pujanza de la cultura y el arte propician el cambio como señal de una evolución imparable.