Buscar
martes, 25 de junio de 2024 12:16h.

“El convenio de hostelería es bueno porque ha conseguido cabrear a todos”

Sindicalistas de Base (S.B.), organización sindical mayoritaria en el sector de la hostelería en la provincia de Santa Cruz de Tenerife (con 8 de 15 representantes en la mesa negociadora) y la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro, Ashotel, han  firmado recientemente el nuevo convenio colectivo 2018-22 que recoge una subida salarial total del 10,25 por ciento, entre otras mejoras para el sector. 

 

Manuel Fitas b_Fotor
Manuel Fitas, manifiesta que, "nunca hice un uso indebido de fondos en mi etapa en CC.OO"

Se trata de un acuerdo “muy satisfactorio” para S.B. y su secretario de comunicación, Manuel Fitas, quien asegura que “el nuevo convenio es bueno porque ha conseguido cabrear a todos”, refiriéndose de ese modo a una parte de la patronal y también a los sindicatos, especialmente a Comisiones Obreras (CC.OO.) que con la entrada en escena de S.B. en 2015 se ha quedado rezagado en la representación de los trabajadores del sector de hostelería, en la provincia de Tenerife.

Los aspectos económicos del acuerdo firmado, entre el presidente de la patronal, Jorge Marichal y S.B.,  entran en vigor con efecto retroactivo a 1 de julio de 2018  y,   según se recoge, el incremento para el periodo comprendido entre el 1 de julio de 2019 y el 30 de junio de 2020 será del 22,75 por ciento. Del 1 de julio de 2020 y el 20 de junio de 2021  de 2,5 por ciento y el incremento  para el periodo comprendido entre el 1 de julio de 2021 y el 30 de junio de 2022 se establece en el 2 por ciento. Una subida que, según Fitas  “representa un alza positiva en los salarios, situándose por encima de los de Las Palmas”.

El convenio beneficiará a unos 63.303 trabajadores de hostelería en Santa Cruz de Tenerife, entre ellos los 26.128 que prestan sus servicios en establecimientos hoteleros y extrahoteleros (24.435 en la isla de Tenerife). 

Al margen de los datos sobre el convenio, que se encuentran disponibles en la red y publicados en este digital; como la mejora para las camareras de piso y otros aspectos,  lo llamativo es que ha sido firmado por un sindicato que en tan sólo tres años de existencia se ha posicionado a la cabeza en el sector de la hostelería en la provincia de Tenerife, teniendo entre sus filas a un ex militante de CC.OO., Manuel Fitas, para algunos un personaje controvertido del sindicalismo en Tenerife y para otros un gran estratega. 

A Fitas se le ha querido culpar, además, del agujero de un millón de euros de la Federación de Comercio Hostelería y Turismo (FECOHT) de  Canarias, situación sobre la que destaca que se ha hecho una lectura errónea y sesgada de la situación contable a nivel estatal.

De aquella etapa oscura y alegre de la dolce vita de la política española, Fitas comenta a Sol del Sur que  CC.OO. le abrió un expediente disciplinario.  “De mí, que por aquel entonces (2014) estaba en Madrid con el secretario general, Ignacio Fernández Toxo,   se dijo que estaba relacionado con sobresueldos y tarjetas en negro y de usos insignificantes de dinero, por parte de terceros, se ha hablado de corrupción a gran escala, sin probar”. “Yo me fui  de CC.OO. antes de que me echaran y a  raíz de la apertura de un expediente disciplinario” .”Después de un año de constituirse Sindicalistas de Base, en 2016 pasé a formar parte de esa agrupación, de la que tampoco soy su fundador, tal como se ha destacado en alguna ocasión”, aclara. “S.B. se creó en 2015 con cuatro compañeros míos que se fueron de CC.OO. cuando se decidió fusionar a la FECOHT con COMFÍA, en la actual Federación de Servicios. Pertenecían al ala más crítica del sector de hostelería en CC.OO.”, resalta.

Congreso constituyente

Manuel Fitas sí fue el presidente del congreso constituyente de Sindicalistas de Base, que tuvo lugar en Adeje,  el 11 de agosto de 2016. En ese congreso se aprueban los estatutos y S.B. se reconoce como “un sindicato de izquierda pero independiente de cualquier partido político, defensor en la eliminación de las barreras generadoras de desigualdades y participativo en el más amplio espectro sociopolítico”.

Sus estatutos resaltan, como sindicato de clase,  que se “hará hincapié en la defensa, mediante la presión, negociación y movilización, de los intereses de la clase trabajadora y la mejora de su condición económica, socio laboral, profesional y cultural”. “La solidaridad con los trabajadores de todos los sectores de la sociedad para lo que se buscará la confederalidad con otros sindicatos que mantengan los mismos principios y compromisos estatutarios y así propiciar la unidad de todos los trabajadores y trabajadoras”, es otro de los idearios de S.B.

 El actual secretario de comunicación de S.B.,  Manuel Fitas, suspendido de la militancia de CC.OO. en 2014, fue secretario general de la FECOHT en el archipiélago y desde luego fue también uno de los sindicalistas más temidos durante años por la patronal cuando en épocas de mayor afluencia turística, en plenas campañas de navidad o verano, era capaz de convocar una huelga para reivindicar los derechos de los trabajadores, incumplidos por los hoteleros, que durante la crisis apostilla que “han hecho el agosto”.

Aún así, cuando las cosas empezaron a ir mal entre él y la formación a la que pertenecía, fuentes de CC.OO. llegaron a asegurar, en medios de comunicación,  que “nunca fue crítico con la política de CCOO” sino una persona “influyente del órgano de dirección”. 

En 1994 fue elegido secretario insular del antiguo sindicato de hostelería,  e incluso después fue secretario general de esta área. Más tarde, consecuencia de una fusión fue secretario general de FECOHT.

Su carrera se vio interrumpida cuando el sindicato decidió fusionar FECOHT con COMFÍA en la actual Federación de Servicios. Durante ese período de fusión, el sindicato informa que estaba previsto un congreso el 12 de septiembre de 2014. Para su celebración, los órganos que se encargan de velar por su correcta organización pedían una serie de actas en las que se especificara quiénes serían los delegados que asistían al congreso. Sin embargo, Fitas no las presentó, por lo que se decidió posponer el congreso y nombrar una dirección provisional para la Federación de Servicios de CCOO Canarias. El entonces responsable de FECOHT en Canarias se mantuvo en desacuerdo con esta decisión y acudió a los tribunales y a Fitas se le abrió un expediente por indisciplinado.

Uso o abuso de fondos

Pasado el tiempo parece que las aguas vuelven a su cauce. Ni los malos son tan malos, ni los buenos tan buenos. En relación a la acusación sobre el uso indebido de ciertos fondos que se crearon en CC.OO. durante la época en la que Fitas fue secretario general de FECOHT en Canarias  y sobre los cuales se dijo que se hizo un uso indebido, por parte de los comités de empresa de hostelería de Tenerife, Fitas reconoce su existencia,  pero añade que servían para comprar alguna corona de flores por el fallecimiento de algún compañero, material escolar o para hacer frente al pago de material escolar de los afiliados”. En ningún momento, añade “se usaron para el despilfarro como se ha publicado”.

Ahora satisfecho con el nuevo convenio, dice que sin duda hay aspectos que mejorar, pero todo no se puede hacer de golpe,  entre otras razones porque S.B. no tiene “un gran ejército que lo respalde”. Lo que si tiene ya son más de 4.000 afiliados y 837 delegados en Canarias que pagan unas cuotas de 9 euros al mes, cuyo dinero se destina sólo a  costos estructurales, pero “nadie cobra sueldos,  ya que los que se encargan del funcionamiento de Sindicalistas de Base están liberados”, explica su secretario de comunicación.