Buscar
martes, 27 de septiembre de 2022 13:50h.

No habrá turismo, ni economía para la sociedad canaria, sin una apuesta decidida por la sostenibilidad medioambiental

El juego de lógica en el titular “de la mesa de los retos del Turismo de Canarias" sin turismo no hay economía y sin economía, no hay sociedad en una región como Canarias…, es confusa, ya que se debe matizar que el Turismo es un concepto y una realidad mucho más amplia y no solo es parte de la economía.

Juan Francisco Reverón Villalva 01
Juan Francisco Reverón Villalba, empresario, Lcdo. en Ciencias Económicas y Empresariales, expresidente de la Junta de Compensación del Plan Parcial El Mojón de Los Cristianos.

El Turismo es una manifestación de la Sociedad, por lo que, parte del titular es obvio, pero como conclusión es errónea, sí no está complementada con dos premisas o condicionantes primigenias, y la conclusión es destructiva para los que son miopes, y solo ven euros, ya que olvidan, subestiman, y a los especuladores no les interesa, la importancia en la cadena de valor, de las condiciones y bases del Turismo como una actividad económica y social; sana, válida y con futuro.

Para hacer posible el Turismo, es necesaria una sociedad abierta a nuevas formas de comportamientos, una sociedad que sea hospitalaria con nuestros visitantes, una sociedad sin grandes desequilibrios sociales, donde el nivel sanitario, el de seguridad, sean eficientes y aceptables.

Para que el Turismo, como actividad económica, tenga futuro, debe de haber una justa distribución de riquezas.

La dimensión de Turismo, cómo actividad, en cada una de sus manifestaciones, “de hacer turismo”, debe de estar equilibrada con el territorio y con sus recursos, ya qué, sí perdemos el atractivo o la magia de nuestro clima y de nuestros recursos naturales, no hay actividad económica de futuro.

Los que ven el Turismo, como una fábrica de captar turistas sin ofrecer y respetar estos atractivos inherentes a la actividad económica, llevarán al destino no solo a la ruina de su economía, sino a la degradación y retroceso de la sociedad Canaria.

La sociedad Canaria es la que debe de definir: su futuro, su economía, su carga turística, y en qué manifestaciones de las múltiples formas “de hacer turismo” se debe apostar.

Parece que no hemos aprendido nada, parece que olvidamos nuestros orígenes y el porqué de nuestro atractivo que; produjo y produce esta actividad en las sociedades Europeas.

El Turismo no es una fábrica de hacer coches, ni productos, donde se pueden fabricar en un lugar, degradarlo, y vender “lindos” coches o productos en cualquier parte del Mundo.

El Turismo en Canarias, es el que crea las expectativas, las experiencias y, produce el producto, donde lo qué se vende, se disfruta o se usa en el mismo territorio y esto lógicamente genera una carga en el territorio y una afección en la sostenibilidad medioambiental.

Los beneficios del Turismo deben de ir en parte al bienestar de la sociedad, a cubrir sus necesidades básicas, y en parte a las empresas privadas que lo generan, pero todos sabemos que el Turismo, consume el territorio y obliga a importantes inversiones en infraestructuras necesarias para cubrir las necesidades de la propia actividad, y aquí está el quid de la cuestión, ya que su viabilidad depende del equilibrio entre la carga sobre el territorio y crecimiento especulativo del número de turistas, que consumen recursos y obligan a crear más infraestructuras; carreteras, puertos, aeropuertos, depuradoras, desaladoras, viviendas colectivas, hospitales , colegios, y un largo etcétera, pero además de este equilibrio , debe de existir otro equilibrio, y es el referido a los ingresos públicos generados por la actividad turística, necesarios para mantener; una sociedad justa, en evolución en busca de nuevas alternativas de progreso en un entorno sano, con las inversiones públicas necesarias ejecutar en las infraestructuras marginales del crecimiento de la actividad turística.

En Canarias, por la fortuna; de su clima, de su tierra, de su cielo y de su mar, existen otras alternativas de actuaciones más propias del siglo XXI, más aún con las circunstancias que vivimos, que produzcan economías más respetuosas con el medioambiente y con menor impacto sobre su escaso territorio, el Turismo del siglo XXI debe basarse en estas premisas para que sea fuente de economía en la Sociedad Canaria.

Para concluir, creo que el titular y el juego de lógica, olvida el concepto de  Sostenibilidad, sería más acertado transmitir a la sociedad y a los políticos, la realidad a la que nos encontraremos hoy y mañana más, lo demás será un ejercicio de torpeza y miopía, de enriquecimiento desmedido de los de fuera que consideran nuestra Tierra, como una finca que cuando deja de producir se irán con su multinacional a otros lugares, dejándonos una tierra degradada y una sociedad pobre y sin ilusión por un futuro.

“Sin turismo sostenible​ no hay economía y sin economía, no hay sociedad en una región como Canarias"

La sostenibilidad consiste en satisfacer las necesidades de las generaciones actuales sin comprometer a las necesidades de las generaciones futuras, al mismo tiempo que se garantiza un equilibrio entre el crecimiento de la economía, el respeto al medioambiente y el bienestar social.