Buscar
01:54h. jueves, 05 de agosto de 2021

El impacto del Covid-19 en el turismo costará cuatro billones de dólares a la economía  mundial

De acuerdo a un informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y el Desarrollo esta semana, la caída del turismo internacional debido a la pandemia del coronavirus podría causar una pérdida de más de cuatro billones de dólares en el PIB global durante los años 2020 y 2021.

Turismo Covid 2021-04-23-at-14_Fotor
La industria turística mundial tendrá un déficit de 4 billones de dólares

Los países que mayormente viven del turismo serán los más afectados, la pérdida estimada se debe al impacto directo de la pandemia en el turismo y a su efecto dominó en otros sectores estrechamente relacionados con él. 

Es una situación seria para el despegue de nuestros países en los actuales momentos, así lo establece un informe publicado junto con la Organización Mundial del Turismo, afirma “que el turismo internacional y sus sectores altamente vinculados sufrieron una pérdida estimada de 2,4 billones de dólares en el 2020, tras una fuerte caída en las visitas turísticas internacionales”.

El turismo depende de las vacunas

Si no se acelera la vacunación para inmunizar el rebaño, este año puede producirse una pérdida similar, advierte el informe, señalando que la recuperación del sector turístico dependerá en gran medida de la aplicación global de las vacunas del COVID-19. 

"El mundo necesita un esfuerzo de vacunación global que proteja a los trabajadores, mitigue los efectos sociales adversos y se tomen decisiones estratégicas en relación con el turismo, teniendo en cuenta los posibles cambios estructurales", dijo la secretaria general interina de la Conferencia, Isabelle Durant.

Por su parte, el secretario general de la agencia de la ONU para el turismo, Zurab Pololikashvili, aseguró que este sector “es un salvavidas para millones de personas, y avanzar en la vacunación para proteger a las comunidades y apoyar su reanudación es fundamental para la recuperación de puestos de trabajo y la generación de recursos muy necesarios, especialmente en los países en desarrollo, muchos de los cuales dependen en gran medida del turismo internacional".

El informe señaló que los países en desarrollo son lo más perjudicados

Según el informe, la vacunación contra la COVID-19 es más pronunciada en algunos países que en otros, por lo que las pérdidas económicas derivadas del turismo se reducen en la mayoría de los países desarrollados, pero se agravan en los países en desarrollo, donde la ausencia de vacunas está manteniendo alejados a los turistas.

Hay una desigualdad establecida con relación a la vacunación entre países, la gran mayoría han tenido problemas para poder aplicar la vacuna por varias circunstancias. Las tasas de vacunación contra el COVID-19 oscilan entre menos del 1% de la población en algunos países y más del 60% en otros.

Según el informe, el despliegue asimétrico de las vacunas magnifica el impacto económico en los países en desarrollo, ya que estos podrían representar hasta el 60% de las pérdidas del PIB mundial. Además, se espera que el sector turístico se recupere más rápidamente en los países con altas tasas de vacunación, como España, Francia, Alemania, Suiza, Reino Unido y Estados Unidos. 

Pero los expertos no esperan volver a los niveles de afluencia turística internacionales previos a la pandemia hasta 2023 o incluso después. Los principales obstáculos son las restricciones a los viajes, la lentitud en la contención del virus, la poca confianza de las personas para viajar y un entorno económico deficiente. 

Hay algunos países e islas que dependen del turismo, la situación se presenta difícil si no proceden a tiempo a buscar solución inmediata es el caso de las restricciones por el COVID-19 han afectado a las Islas Galápagos cuya economía depende principalmente del turismo, entre otras.

“La sociedad actual se enfrenta a un déficit de tolerancia. El turismo une a las personas, nos ayuda a abrir la mente y el corazón”. -Taleb Rifai.

Dr. Amín Cruz, PhD, diplomático, historiador, educador, periodista, escritor, CEO presidente y fundador del Congreso Hispanoamericano de Prensa, Padre Embajador de la Prensa Hispanoamericana y Latinoamericana, residente en New York.